¿Yoghurt para la depresión?

Harmonía / 2016-05-24

Según investigadores de la Universidad McMaster en Canadá en un estudio que fue publicado por la revista Nature Communications, el desequilibrio en la microbiota intestinal podría ser el causante de trastornos mentales como ansiedad y depresión.

 

No es la primera vez que un estudio vincula la salud mental con los microorganismos que viven en nuestro intestino. En junio de 2013, la revista Biological Psychiatry también publicó un estudio en el que se aseguraba que los transtornos depresivos, e inclusive el trastorno de estrés postraumático, podían adjudicarse al desequilibrio de la microbiota. Este mismo estudio sugiere que dichos trastornos podrían desaparecer si el paciente comienza a consumir un determinado tipo de probióticos a los que llamó psicobióticos: “Un psicobiótico es una organismo vivo que, cuando es ingerido en cantidades adecuadas, produce beneficios de salud en pacientes que padecen de enfermedades psiquiátricas”.

 

Los estudios muestran que la depresión se relaciona con un estado inflamatorio del organismo que podría estar asociado a la salud de las mucosas de la pared intestinal. Previas investigaciones han demostrado que el consumo de probióticos reduce la inflamación y sana las mucosas del intestino, por lo que esta idea no es del todo descabellada. Lo que es innegable es que las personas que llevan una alimentación sana y equilibrada son menos propensas a padecer depresión o ansiedad. 

 

Sin embargo, los resultados aún no son concluyentes más que en animales de control (ratones en su mayoría), pero es probable que en poco tiempo utilizar probióticos como auxiliares en el tratamiento de trastornos mentales se vuelva popular, sobre todo si consideramos que la actual medicación administrada por psiquiatras además de cara es altamente adictiva y no siempre se obtienen buenos resultados.

 

Qué tal si una de las enfermedades más emblemáticas de la cultura occidental, y gracias a la cual la industria farmacéutica se embolsa más de 34 billones de dólares al año, pudiera ser deliciosamente erradicada simplemente agregando probióticos a nuestra dieta.

Nuestras notas más leídas que te pueden interesar...

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD: