Un concierto para el alma

Harmonía / 2017-05-16

“Los mantras no son lenguaje, sino sonido cargado de energía curativa”. Eso dijo Miten durante el concierto que ofreció este sábado en la Ciudad de México con su compañera en la vida y el escenario, Deva Premal. Y así nos lo transmitieron a los más de 2 mil 500 asistentes que colmamos el Auditorio Blackberry, en uno de los eventos más esperados del año para quienes disfrutamos y creemos en el poder de los mantras.

 

Si no los conoces, te contamos que Deva Premal & Miten tienen una trayectoria de más de 20 años y han conquistado, con sus sonidos new age y toques musicales modernos a mantras tradicionales, a las audiencias de todo el mundo. Su propuesta está disponible en YouTube y Spotify y sus álbumes Deva Lounge y Love is Space nos encantan y te los recomendamos.

 

Su acercamiento al público es algo que los distingue. No se trata de un concierto común y corriente. En realidad, es más bien un ritual de conciencia en el cual el silencio sustituye los aplausos a petición de los artistas. “Nosotros no les aplaudimos y no queremos que ustedes lo hagan con nosotros: aquí todos somos uno mismo, para eso venimos”, dijo la cantante alemana a los asistentes, quienes en varias ocasiones no pudieron resistir la tentación de reconocer su bella voz con… aplausos. Eso sólo hacía reír a los músicos y relajaba aún más el ambiente.

 

El concierto inició a las 8:30pm y terminó casi a media noche; fueron más de 3 horas en las que nos condujeron por una serie de sonidos sagrados orientados a conectar con nuestro lado divino. Hubo un par de temas compuestos por Miten y una versión muy peculiar de "Norwegian Wood", de los Beatles, un grupo que marcó la juventud del cantante inglés. Lo demás fueron mantras de diversos orígenes.

 

Uno de los momentos más conmovedores de la noche fue cuando Miten compartió con el auditorio que Deva despidió a su madre este año cantando el “Om mano bhagavate”, un mantra que honra la divinidad que mora en nuestro interior y nos hace uno con el todo. Se sentó a un lado de su cama y la acompañó en su tránsito del mundo terrenal al espiritual con ese sonido.

 

En el escenario estuvo presente en todo momento Manose, un músico de Katmandú que ha hecho mancuerna con la pareja desde hace años y le agrega toques de ukelele y variedad de alientos a las piezas. Este concierto marcó la apertura de la gira 2017 del grupo, que viajará por varios países hasta noviembre. Si te interesa conocer más sobre sus fechas, entra aquí.

 

¡Fue una velada muy especial que Harmonía no podía perderse!

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD:

Te podría interesar

Te podría interesar