Tomar nuestras propias decisiones favorece al equilibrio interno

Harmonía / 2016-10-12

La capacidad para tomar las propias decisiones, aún si éstas no van de acuerdo con lo que se espera de nosotras es un señal de un autoestima saludable. Muchas veces dejamos que sean los demás quienes decidan la mayoría de las cosas en nuestra vida y cuando algo no nos parece preferimos aguantar y adaptarnos en lugar de defender lo que queremos. Esta actitud puede ocasionarnos serios problemas de confianza y un desequilibrio que nos afecte física y emocionalmente. Recuerda que tu cuerpo y tu mente funcionan en sintonía.

 

Estos son los principales factores que nos impiden tomar las riendas de nuestra vida:

  • Temor a fracasar o elegir mal
  • Miedo a ser rechazados
  • Indecisión y ansiedad
  • Incapacidad de hacernos responsables

 

Tomar tus propias decisiones no sólo te hace sentir  independiente y mucho más segura, sino que tu equilibrio interior poco a poco se recupera. Descubres que hay muchas cosas que disfrutas y que deseas hacer y tus prioridades comienzan a cambiar. Te preocupas más por ti y deseas cuidarte física y emocionalmente.

 

Cuando comienzas a decidir lo que tú consideras que es mejor para ti, te das cuenta de que todos los aspectos de tu vida son interdependientes, ya no sólo deseas autonomía, también te preocupas por tu salud, haces ejercicio (aquel que más te guste) y buscas alimentos que te nutran como el yoghurt con probióticos.

 

¿Cómo combatir el miedo y la ansiedad de decidir?

Lo primero que debes hacer es tener confianza en tu autoconocimiento. Nadie sabe más de ti misma que tú y por eso no hay nadie que pueda decidir mejor por ti. Confía en ese conocimiento que tienes de ti y en tu capacidad de cuidarte a ti misma. Enfrentarnos a la responsabilidad de decidir puede ser abrumador pero poder elegir qué deseamos hacer y quiénes deseamos ser también es la mejor parte de la vida.

 

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD: