¿Tiempo o dinero? ¿Cuál es la clave de la felicidad?

Harmonía / 2017-03-02

Con la imagen de una persona exitosa y con mucho dinero suele relacionarse la idea de alguien con poco tiempo. Casi siempre pensamos en el éxito como un empresario caminando de prisa sin soltar el celular y con pocos minutos para descansar, estar con su familia o pasar un rato libre. Sin embargo, tener todo el tiempo del mundo pero nada de dinero tampoco parece un panorama alentador para cualquier persona interesada en satisfacer sus necesidades básicas de forma accesible. Ante este panorama, ¿qué nos hace más felices: tener tiempo o dinero?

 

Esta misma pregunta llevó a la revista Social Psychological and Personality Science a investigar el tema, cuando uno de sus líderes se encontró en este dilema: si salía a un congreso de trabajo le darían dinero para ayudar a su hija recién nacida, pero también se perdería etapas importantes de su desarrollo. De nuevo, la duda: ¿nos hace más felices el dinero o el tiempo?

 

Para responder a esta pregunta se preparó una investigación donde se entrevistó a cerca de 4 mil 500 personas de Estados Unidos para saber si valoraban más el dinero o el tiempo para alcanzar la felicidad. Los entrevistados pertenecían a diversas categorías: con hijos, sin hijos, solteros, casados y de distintas edades. El 64% de las personas respondió que prefería el dinero pero, en un giro insospechado, quienes preferían el tiempo resultaron ser más felices de acuerdo con los parámetros de bienestar que incluyó el estudio. Además, un 25% de quienes declararon que el dinero los haría más felices cambiaron de opinión al año de ser entrevistados.

 

Una posible explicación de por qué el tiempo genera mayor felicidad que el dinero tiene que ver con la ambición. Las personas que prefieren el dinero suelen sentir que no es suficiente lo que tienen, mientras que quienes optan por el tiempo se concentran más en lo que ellos quieren hacer y no en lo que necesitan hacer para tener más. Así que la clave de la felicidad puede estar en la gratitud y en habitar el presente, y no tanto en la ambición por tener más.

 

Fuente

The New York Times

Nuestras notas más leídas que te pueden interesar...

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD: