Stalkear en redes sociales te está haciendo más daño de lo que te imaginas

Harmonía / 2017-03-09

Lo que quizá consideras como un hábito inofensivo o una distracción, podría estarse convirtiendo en una patología. Según diversos expertos en psicología, la costumbre de stalkear (verbo tomado del ingles "stalk", que podemos traducir como "acechar") puede empezar como algo divertido y terminar como un trastorno compulsivo. De acuerdo con Fabio Lacolla, psicólogo especialista en relaciones interpersonales, un stalker es "una persona a la que se le perdió la vida y quiere encontrarla en las vidas de los demás". 

 

Vivir al pendiente de lo que hacen o dicen otros en las redes sociales es una característica de nuestra época y todos lo hacemos en mayor o menor medida; sin embargo, es muy sencillo que una curiosidad inocente se convierta en fijación e incluso en enfermedad. Los stalkers no pueden, aunque quieran, dejar de "vigilar" a una persona en particular, no importa si es porque tienen un "enamoramiento" con ella o porque les cae muy mal. Al final las dos cosas responden a lo mismo, una pasión a la que están enganchados y con la que sustituyen un vacío emocional en su vida real.

 

Una obsesión es una conducta recurrente que no nos trae ninguna satisfacción; por el contrario, entre más lo hacemos más ansiosos nos sentimos. Cuando estamos obsesionados con una persona, o más bien, con el perfil de una persona en redes sociales (que no es otra cosa más que lo que esa persona elige mostrar de sí misma), vivimos a la expectativa de sus publicaciones. Es decir, la otra persona vive para ella y nosotros vivimos para verla vivir y, lo peor, nuestro estado de ánimo se modifica dependiendo de lo que esa persona diga o haga. A la larga esto sólo genera frustración y malestar, dejando de ser un hábito inocuo para pasar a ser un transtorno.

 

Si consideras que pasas demasiado tiempo stalkeando a una persona es muy probable que, más allá de los motivos que crees que tienes para hacerlo, se trate de una evasión. Piensa qué problemas tienes que resolver contigo mismo o en tu entorno inmediato y de qué manera estas conductas influyen para que esos problemas no se resuelvan. Todos consideramos entretenido un poco de voyeurismo virtual; el asunto es saber hallar el balance y ser capaces de distinguir cuando esa conducta comienza a perjudicarnos. 

 

También lee: Estos son los principales problemas de tener Facebook en el trabajo y así puedes solucionarlos

Nuestras notas más leídas que te pueden interesar...

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD:

¿Cuánto tiempo pasas viendo perfiles ajenos en redes sociales?
¿Lo consideras sano?