Resiliencia: el secreto para superar las dificultades en la vida

Harmonía / 2016-03-07

Quizá el mito que mejor ilustre lo que es la resiliencia es aquel del ave fénix, que moría consumida por el fuego sólo para renacer una y otra vez de sus propias cenizas y ascender al sol. La resiliencia es la capacidad de las personas de recuperarse de un evento traumático como una enfermedad o accidente, la muerte de un ser querido e incluso experiencias más extremas como el abuso físico o psicológico.  Los mecanismos detrás de nuestra capacidad de sobreponernos a la adversidad y el dolor han llamado la atención de los investigadores.

 

La cuestión fundamental sobre este tema es que no se puede  conocer la resistencia propia hasta que no se enfrentan dificultades. El psicólogo Norman Garmezy  realizó investigaciones al respecto durante 40 años para la Universidad de Minnesota.  Durante este tiempo visitó escuelas de todo Estados Unidos, especialmente aquellas de comunidades con un rezago económico. En ellas se reunía con el personal para preguntarles si tenían algún niño con antecedentes conflictivos que en lugar de volverse problemático fuera motivo de orgullo. 

 

Su propósito era descubrir qué era lo que hacía a estos individuos sobreponerse a sus circunstancias y desarrollarse exitosamente en la vida.  A diferencia de otros que frente a las adversidades tenían problemas para relacionarse y se volvían conflictivos o desarrollaban conductas agresivas y auto-destructivas. Hay dos formas de dividir los factores de estrés: crónicos y agudos. Los primeros pueden estar relacionados al abuso, padres con problemas psicológicos, estar expuestos a un divorcio problemático. Los segundos podrían estar relacionados a ser testigo de actos traumáticos o violentos como un accidente. 

 

El trabajo de Garmezy es de particular importancia porque anteriormente las investigaciones se enfocaban en estudiar a los niños “conflictivos” y no a los que lo estaban haciendo bien a pesar de todo.  Ya que la directriz de la investigación era buscar áreas vulnerables para dilucidar qué hacia a la gente susceptible a malos resultados en su vida. En lugar de buscar área as de oportunidad para construir fuerza. Las investigaciones de Garmezy permitieron dar a conocer los factores que protegen a los residentes: aquellos relacionados con sus antecedentes, su personalidad. Los factores son individuales, psicológicos y externos o ambientales . 

 

También indican que lo que el punto clave entre quienes superan un reto y los que se rinden frente a él radica en cómo conciben su situación. La diferencia de perspectiva es la siguiente: aquellos que ven en su situación una oportunidad para crecer y salir adelante  logran mejores resultados que quienes lo conciben como una tragedia. Básicamente las creencias que tengamos con respecto a nuestras experiencias tienen un papel definitivo en lo que pasará después.

 

El lado positivo es que se puede enseñar a las personas a construir fortaleza. Las personas pueden aprender a regular mejor sus emociones y descubrir cómo sus pensamientos afectan qué tan vulnerables se sienten.  Por otro lado, los mismos mecanismos mentales que nos permiten ser resilientes también pueden actuar a en nuestra contra. La tendencia a rumiar los pensamientos, repasándolos una y otra vez y sintiendo ira o tristeza cada vez que los recordamos puede incrementar nuestro estrés. Tomar un detalle y obsesionarse con él es la receta perfecta para hacer que este detalle se sienta como lo peor que nos pudo haber pasado en la vida. 

 

Básicamente pensar en las dificultades como un reto nos hace más flexibles y capaces de manejarlo, aprender y crecer. Mientras que enfocarnos en la situación como una amenaza o tragedia puede hacerlo un problema permanente que afecte los eventos posteriores de nuestra vida. En palabras de Joseph Rain:

 

“La felicidad no es inherentemente libre de dificultad o preocupación. Es un nivel de consciencia positiva y entendimiento que exhibimos a todo lo largo del camino y frecuente a pesar de los muchos retos que la vida nos otorga. En otras palabras, la felicidad es resiliencia”. 

 

Fuente: New Yorker 

Nuestras notas más leídas que te pueden interesar...

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD: