¿Qué es la paranoia y cómo saber si la padeces?

Sandra Nieto / 2016-07-25

Probablemente alguna vez le has dicho a alguien (o te lo han dicho a ti) que es muy paranoico, porque piensa que los demás están conspirando en su contra o que alguna persona está actuando de mala fe para afectarle.

 

Quizás todos hemos tenido este tipo de temores y actitudes, que se pueden calificar como paranoicos, alguna vez en la vida. Sin embargo, hay casos en los que esta condición de inseguridad y desconfianza constante se convierte en un verdadero problema de salud mental, y entonces se vuelve necesario buscar ayuda profesional.

 

¿En qué consiste la paranoia?

 

La paranoia se caracteriza por el desarrollo de ideas delirantes, en las que el afectado piensa que las personas que le rodean conspiran en su contra y pretenden hacerle daño, ya sea física o emocionalmente. De esta manera, percibe actos que en realidad no son trascendentes, como hechos realizados premeditadamente en su contra, lo cual le impide vivir con tranquilidad y afecta sus relaciones interpersonales.

 

Esta desconfianza ante los demás les impide tener relaciones cercanas y honestas, por temor a que la información e ideas que compartan puedan ser usados en su contra. Además, según se explica en la enciclopedia médica MedlinePlus, quienes sufren de paranoia están siempre alerta y en tensión, suelen ser rencorosos y se mantienen a la espera de una oportunidad para vengarse. Por otro lado, son muy críticos, pero tienen poca tolerancia hacia las críticas que se hacen hacia ellos.
 

Actitudes que indican que podrías padecer paranoia

 

Como ya mencionamos, las personas paranoicas siempre muestran actitudes de desconfianza y sienten que lo que hacen los demás y de alguna manera les afectan es con la intención de hacerles daño, aunque no sea así. 


A continuación, citamos algunos síntomas que indican que una persona tiene un perfil paranoide: 

 

  • Esperan lo peor de los demás, por lo que viven en guardia y están siempre a la defensiva ante un mundo al que perciben como hostil y lleno de amenazas para ellos.
  • Suponen, aunque no cuenten con las bases suficientes para ello, que los demás van a traicionarles o dañarlos
  • Constantemente dudan de la lealtad de sus amigos, pareja, compañeros de trabajo e incluso de su propia familia.
  • Percibe los comentarios o hechos cotidianos como si llevaran un significado oculto y amenazante. Por ejemplo, si su vecino sale muy temprano a sacar la basura, piensa que lo hace con la intención de despertarlo y molestar.
  • Son aprensivos, suspicaces, inflexibles, rencorosos y están convencidos de que siempre tienen la razón.
  • Evita compartir sus ideas, sentimientos y vivencias, por temor a que esa información sea usada en su contra.
  • Suelen sentirse ofendidos o humillados con facilidad y reaccionan con enojo y hostilidad, se ponen a la defensiva y contraatacan.
  • Aunque no haya motivos reales para ello, generalmente dudan de la fidelidad de su pareja.

 

Todas estas actitudes ocasionan que las personas se vayan alejando de quienes las presentan, por su hostilidad constante. Por ello, si tú o alguien que conoces presenta algunos de estos síntomas y es algo que empieza a afectar la relación con los demás y con el entorno, es importante buscar ayuda profesional. Checa aquí cuál puede ser el mejor tipo de terapia para ti.

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD:

Te podría interesar

Te podría interesar