¿Qué dejarías morir en ti para estar mejor?

María Elena Esparza / 2017-11-01

Benedetti escribió que la muerte es sólo un recordatorio de que hubo vida. En la práctica de yoga casi siempre cerramos con Savasana, la Postura del Cadáver, que se llama así porque implica un renacer energético tras cada sesión.

 

Si unimos la idea del escritor uruguayo con ese principio yogui, nos encontramos con una oportunidad muy especial: morir cotidianamente para renacer más libres, con la conciencia clara de que exhalaremos un último aliento, pero todos los días podemos soltar y llamar energías para, al final, llegar más satisfechos y tranquilos a ese respiro final.

 

Sobre eso se trata la meditación que te propongo para estos días de reflexión. La pregunta no es sencilla, pero te aseguro que si encuentras las respuestas apropiadas emprenderás un trabajo espiritual verdaderamente profundo. ¿Estás listo?

 

Meditaremos en Savasana, así que acuéstate boca arriba, con las piernas extendidas y las manos a un lado de tu cadera. Relaja el entrecejo, los dedos de manos y pies, la mandíbula. Deja que todo tu peso caiga libremente hacia el piso, como si te derritieras.

 

–Conecta con tu respiración, siente cómo entra y sale el aire por tu nariz. Hazlo sin esfuerzo, sólo lleva tu atención a ese fluir sin modificarlo.

 

–No intentes silenciar tu mente, deja que los pensamientos fluyan y cuando empieces a relajarte responde: ¿Qué dejarías morir en ti para estar mejor? Todas las respuestas son válidas, desde sentimientos abstractos como la desconfianza o el miedo, hasta emociones o resentimientos muy enfocados a ciertas situaciones o personas.

 

–Buscamos encontrar y depurar obstáculos energéticos para una vida en paz y gozo. Eso que sabes que te impide amar con libertad, atreverte a cambiar de trabajo, aprender lo que siempre has querido, volver a creer en algo o en alguien.

 

–Cuando empiecen a llegar a ti las respuestas, contémplalas. Visualízalas más pequeñas con cada exhalación.

 

–Quédate en la exploración tanto tiempo como necesites y trata de no angustiarte. Recuerda que la liberación es un proceso; esta meditación es apenas un primer paso para generar conciencia.

 

–Para volver, que es renacer tras Savasana, empieza a mover lentamente los dedos de tus manos y pies. Flexiona las rodillas y recuéstate sobre tu lado derecho para reincorporarte.

 

–Junta tus manos y haz una reverencia a la vida, que es siempre una oportunidad.

 

¡Que viva la vida!

 

NAMASTE.

Queremos ayudarte a encontrar las mejores ofertas enfocadas en bienestar durante El Buen Fin.

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD: