¿No cumpliste tus propósitos este año? Te decimos qué puedes hacer

Harmonía / 2017-11-16

Estamos entrando a los últimos días del año y es momento de preguntarnos qué tal ha sido para nosotros: ¿hemos cumplido nuestros propósitos?, ¿logramos viajar, ahorrar o cambiar de trabajo como nos lo propusimos?, ¿estamos en el mismo lugar que cuando empezamos, o estamos en un lugar que ni siquiera esperábamos? 

 

Si no has cumplido con los propósitos que te pusiste al iniciar el año, esta es una buena oportunidad de darte cuenta de qué fue lo que te lo impidió. No te reproches ni te sientas mal contigo mismo; aprovecha la enorme oportunidad que tienes ahora para aprender de tus decisiones. Una gran cantidad de personas (más del 80%) llegan al final del año sin haber cumplido sus propósitos ni sus expectativas; sin embargo, muy pocos reflexionan qué fue lo que hizo que no lo consiguieran. Si sientes que no has cumplido lo que deseabas este año, es momento de hacer una evaluación y aprender a formular tus propósitos para que te sea más fácil llevarlos a cabo.

 

Primero, considera estos puntos y responde con honestidad:

  • Evalúa cuántos propósitos hiciste y cuántos lograste cumplir
  • ¿Los propósitos que no cumpliste te siguen pareciendo importantes?
  • Si aún deseas alcanzar los propósitos que no cumpliste, ¿qué crees que fue lo que falló?
  • ¿Vas a volver a hacerte los mismos propósitos?

 

Si tu respuesta a la última pregunta es "sí", lo más probable es que tampoco logres alcanzarlos el año siguiente, ¿por qué habrías de obtener resultados difrentes haciendo exactamente lo mismo? Si quieres alcanzar por fin los propósitos que deseas, lo principal es aprender a planteártelos. Nosotros te ayudamos; estos son los primeros tres pasos para cumplir con tus metas:

 

1. Ten metas pequeñas, pero también grandes

El viejo consejo “Sueña en grande” tenía razón. De acuerdo con un estudio sobre la motivación, el pensamiento abstracto beneficia la disciplina. Por eso es bueno tener metas idealistas que nos mantengan motivados, pero es importante equilibrarlas con pequeños propósitos que podamos cumplir en lo cotidiano. Procura que tus metas pequeñas estén encaminadas a alcanzar las grandes.

 

2. Crea cadenas de comportamiento

Cumplir nuestros propósitos es mucho más sencillo cuando mantenemos una rutina. Aunque romper la rutina también tiene excelentes resultados, en relación con las metas es mejor integrarlas como parte de nuestros hábitos. Así, por ejemplo, si una de tus metas es ir al gimnasio, puedes empezar por fijar un horario al salir del trabajo para ir.

 

3. Limita tus opciones

Se ha comprobado lo estresante que es tener que tomar muchas decisiones todos los días y que la voluntad y el autocontrol mejoran cuando se reducen las opciones. Por eso, lo mejor es crear rutinas de los aspectos que consideramos más mundanos en nuestra vida y dejar las decisiones para lo que nos importa, por ejemplo, tus principales propósitos.

 

En lugar de sentirte mal por no haberlo logrado cumplir tus propósitos este año, piensa en todo lo que has aprendido y cómo te servirá ese aprendizaje en el futuro. Empieza a planear tus metas desde ahora y verás los resultados muy pronto.

 

También te interesa: Los propósitos realistas son la clave para el éxito

Nuestras notas más leídas que te pueden interesar...

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD: