Mirar el pasado puede iluminar tu presente; es cuestión de perspectiva

Harmonía / 2017-08-22

Lo más común es que todas las personas aseguren que el pasado debe evitarse para poder encontrar la felicidad. Incluso, esta idea puede interpretarse de manera equivocada, haciéndonos creer que debemos cambiar de tema cuando nos encontramos hablando de algo que ya pasó o que debemos detener el pensamiento cuando se centra en el pasado.

 

Definitivamente, habitar el pasado de manera obsesiva dificulta que nuestra relación con el presente sea saludable y consciente, pero esto no significa que debamos escapar de lo que hemos sido antes, sino que debemos resignificar nuestro presente gracias a las experiencias del pasado.

 

Por ejemplo, cuando estamos pasando por un momento difícil en el tiempo presente, recordar cómo sobrevivimos a un evento complejo en el pasado puede iluminarnos para encontrar la mejor salida a los nuevos problemas que enfrentamos. Así, si sientes que estás viviendo una experiencia tan difícil que crees que no podrás salir adelante, recuerda alguna vez en el pasado en la que hayas sobrevivido a un conflicto, y entenderás que en ti existe la capacidad para superar cualquier problema; sólo es cuestión de tiempo y de trabajo espiritual.

 

Otro ejemplo de cómo revivir el pasado para comprender mejor el presente es pensar en las relaciones tóxicas de las cuales has logrado salir. Si ya antes has confrontado situaciones en las que no te sientes bien y has podido mirar por tu propio bienestar, ten la seguridad de que serás capaz de hacerlo de nuevo, pues las herramientas siguen en ti.

 

El pasado no debe percibirse como algo negativo de lo que tenemos que escapar o que debemos evitar. El pasado existe y es real, pero sus enseñanzas deben centrarse en el presente y en la manera en que lo mejoran. Cada momento tiene su propia lección y su propio motivo, así que cuando mires hacia tu pasado hazlo a manera de reflexión. ¿Qué aprendiste de tus experiencias? ¿De qué forma han beneficiado tu desarrollo espiritual en el presente? ¿Hay algo de tu pasado que pueda servir para mejorar tu vida actual?

 

Cuando hacemos ejercicios conscientes de pensamiento en los que el pasado se resignifica y retroalimenta el presente, todo lo que hemos vivido adquiere sentido y se convierte en una valiosa aportación para el crecimiento de nuestra mente, cuerpo y espíritu actuales. Así que, ¿cómo quieres revivir lo que ya pasó?

Queremos ayudarte a encontrar las mejores ofertas enfocadas en bienestar durante El Buen Fin.

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD: