Tipos de meditación: mindfulness ¿qué es? y ¿cómo se hace?

Edmeé García / 2016-07-24

La meditación conocida como mildfulness  es una adaptación de la meditación budista tradicional, especialmente de elementos de la práctica llamada vipassana, aunque también tiene una fuerte influencia de otros linajes el de como la escuela budista vietnamita. El término minduflness o consciencia plena es utilizado para traducir el término budista sati.  De tal manera  que la anapanasati  o consciencia plena de la respiración es parte de la práctica budista de vipassana  o percatación. Así como de otras practicas como el zazen, del que ya hemos hablado con anterioridad. 

 

Una de las figuras relacionadas con la meditación de consciencia plena en occidente es John Kabat Zinn que en 1979 desarrolló un programa para la reducción del estrés basado en mindfulness en la Faculta de Medicina de la Universidad de Massachussetts. Desde entonces este programa ha sido usado en diferentes clínicas y hospitales para brindar alivio a los pacientes y mejorar su calidad de vida.  Una de las razones detrás de la actual revolución de mindfulness” es que este tipo de meditación es una traducción moderna y secular que resulta sencilla de adoptar y no implica familiarizarse con elementos de lejanas culturas.  

 

1. ¿Cómo se hace?

Esta es una práctica que intencionalmente enfoca la atención en el momento presente y se trata de aceptar sin juzgar las sensaciones, pensamientos y emociones que surgen. En una sesión formal los meditadores se sientan en un cojín sobre el piso o una silla con la espalda recta y sin apoyarla en algún tipo de respaldo.  Luego la atención se dirige al movimiento de la respiración, es importante notar las sensaciones de la inhalación y la exhalación. Esto debe hacerse durante toda la práctica, cada vez que ocurra una distracción el meditador debe regresar a la respiración. 

 

2. ¿Y qué hago con mi mente?

El reto más grande es no añadir nada a las sensaciones, emociones y pensamientos que surgen, no elaborar historias, ni obsesionarse. Ya que hay una diferencia entre involucrase con los pensamientos y sensaciones y estar simplemente consciente de su presencia. Además esta cualidad de atención puede llevarse a todos aspectos de la vida cotidiana, mientras se come, conversa y camina. Este tipo de “meditación cotidiana” se basa en prestar tensión a lo que sucede en cada momento, de tal manera que el modo de piloto automático queda atrás  y los detalles de cada experiencia se vuelven más vívidos. 

 

3. ¿Es para mí?

Este es uno de los tipos de meditación más accesible para la mayoría de las personas en busca de incrementar su bienestar físico, mental y emocional. Ya que no requiere ningún tipo de experiencia previa con la meditación. Sin embargo aquellas personas que quieran adentrarse más pueden preferir explorar prácticas como el vipassana  y el zazen, entre otras técnicas. 

 

 

Con información de Mindful y Psychology Today.   

Nuestras notas más leídas que te pueden interesar...

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD: