Monje budista propone cómo trascender el ego mediante el mindfulness

Magaly Olivera / 2017-07-24

El mindfulness tiene su origen en las culturas orientales, pero con el paso del tiempo se ha adaptado y popularizado dentro de la mente occidental. Su finalidad es la de conseguir que las personas habiten el presente de manera consciente, con atención plena y bien enfocada.

 

Para las culturas occidentales, el mindfulness brinda enormes beneficios como reducción del estrés, mejor manejo de las emociones, mayor concentración, reducción de trastornos psicológicos, y mucho más. Sin embargo, para el monje budista Matthieu Ricard, hay un problema con la manera en que el mindfulness es comprendido y aplicado en Occidente.

 

El monje que reside en Francia considera que el mindfulness occidentalizado es demasiado individualista. Por eso, la manera en que entendemos el mindfulness puede ser buena para nosotros, pero no necesariamente nos hace bien, y es que su fundamento considera al ser humano como una entidad hiperindividualizada y no necesariamente lo ubica dentro de una sociedad que requiere de otros valores y perspectivas para funcionar.

 

Ricard recomienda que tengamos mayor apertura ante el mindfulness en Occidente, y que incluyamos como parte de sus preceptos la empatía, la ética, la compasión y el cuidado del otro. Además, aconseja cultivar el mindfulness mediante los siguientes fundamentos:

 

  • Fluir

Se trata de realizar una actividad con tanta pasión y energía que la concentración en la misma ocurra como una consecuencia natural.

 

  • Exuberancia

Implica vivir con tanto gozo que habitar en el presente se vuelve inevitable, por lo mucho que disfrutamos nuestro presente.

 

  • Éxtasis

La raíz de la palabra "éxtasis" quiere decir salir de uno mismo, y a eso se refiere Ricard cuando incluye el éxtasis como un pilar del mindfulness. Esta salida de uno mismo se puede alcanzar al bailar sin pensar, al tener sexo, al disfrutar de un placer, etc., y es un momento tan poderoso que nos sitúa de inmediato en el presente.

 

La propuesta de Matthieu Ricard no busca anular el camino del mindfulness mediante la manera más popular (respiraciones, meditaciones, control de emociones, etc.), sino que busca complementar las posibilidades de habitar el presente mediante nuevas propuestas como son el fluir, la exuberancia y el éxtasis. Una combinación de la práctica occidentalizada con el gozo de la propuesta establecida por el monje budista puede resultar en una conciencia plena y llena de gratitud.

 

Conoce más sobre la historia del mindfulness aquí o sobre el mindfulness al meditar aquí.

 

Fuente

TIME

Nuestras notas más leídas que te pueden interesar...

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD: