Los impresionantes daños del ruido y la importancia del silencio para revertirlos

Harmonía / 2016-07-29

El silencio es una poderosa herramienta para calmar al cuerpo, mejorar la comunicación con los pensamientos más internos y perfeccionar la conexión con el mundo externo. Por el contrario, el ruido produce varios efectos que alteran la salud del cuerpo y de la mente, ¿ya conoces de qué se trata?

 

Para empezar, la palabra “ruido” tiene su origen en el latín y quiere decir náusea o dolor. Para el siglo XX algunos doctores encontraron una relación entre la presión alta y la exposición crónica a ruidos como carreteras y aeropuertos. Con el tiempo, este vínculo se amplío a modificaciones en los patrones de sueño, enfermedades cardiacas y tinnitus. Por eso, cerca de los años 60s se acuñó el término “contaminación auditiva”, el cual define al ruido como un factor de intoxicación.

 

¿Por qué el ruido causa tanto daño? Al estudiar la fisiología humana se descubrió que las ondas del sonido vibran en los huesos del oído, lo cual transmite movimiento al caracol. Éste convierte las vibraciones en impulsos eléctricos que son enviados al cerebro y, en este proceso, todo el cuerpo reacciona de inmediato a los estímulos, incluso cuando estamos dormidos. El ruido inicia por activar la amígdala y las neuronas ubicadas en el lóbulo temporal del cerebro, lo cual se asocia con la memoria y las emociones. Esta activación provoca la liberación de hormonas del estrés como cortisol. Por eso, las personas que viven en ambientes con ruido constante tienden a manifestar niveles crónicos de estrés.

 

En el 2011 la Organización Mundial para la Salud concluyó que 340 millones de habitantes de la Europa Occidental (casi la misma cantidad de gente que en Estados Unidos) perdía millones de años de vida saludable cada año por la exposición al ruido. Incluso afirmó que 3,000 muertes por enfermedades cardiovasculares tuvieron su origen en el exceso de ruido.

 

Por eso el silencio es tan importante, pues no despierta, no molesta y no provoca daños en la salud. Al contrario, el silencio puede servir como una terapia para revertir los daños de la exposición constante al ruido, algo muy común para la vida en la ciudad. De acuerdo con el físico Luciano Berardi, dos minutos de silencio producen una mayor relajación en el cuerpo y la mente que la misma música relajante. Así que ya sabes, ayuda a tu cuerpo a recuperarse de los estímulos cotidianos y ruidosos, date dos minutos de silencio al día.

 

Fuente: Nautilus

 

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD:

Te podría interesar

Te podría interesar