Lee esto antes de darle un antidepresivo a un niño

Harmonía / 2016-05-24

 

En los últimos años el uso de antidepresivos se ha incrementado de manera radical; en países como España y Portugal, un 20% en tan sólo 5 años. En Estados Unidos más del 10% de la población adulta toma regularmente antidepresivos y según informa la revista Scientific American, una cantidad no revelada pero "significativa" de niños menores de 12 años está tomando estos fármacos psicotrópicos. Lo anterior es preocupante ya que un nuevo reporte ha revelado que estas sustancias tienen efectos colaterales negativos particularmente agudos entre niños y adolescentes y que, de hecho, esta información ha sido ocultada del público.

 

Investigadores del Nordic Cochrane Center publicaron un meta-análisis de más de 70 estudios doble ciego y controlados por placebo en el jornal BMJ sobre los efectos de las dos clases de antidepresivos más comunes, aquellos que actúan sobre el sistema de recaptación de serotonina y aquellos que actúan sobre la noradrenalina. Su análisis descubrió que el comportamiento agresivo y la manifestación de pensamientos suicidas ocurrió dos veces más en niños y adolescentes que utilizaron estos fármacos.

 

Preocupa mucho que los investigadores hallaron que la información sobre estos efectos negativos estaba sepultada en apéndices en los que se mencionan los resultados individuales de cada paciente y no en los estudios generales de las sustancias. "Descubrimos que muchos de los apéndices sólo estaban disponibles bajo la petición de las autoridades y las autoridades nunca los habían pedido", explica Tarang Sharma, del Centro Cochrane. "Me da un poco de miedo pensar qué tan mal estaría la situaciónsi tuviéramos la información completa".

 

A esta información hay que añadir que diversos estudios muestran que los antidepresivos son sólo marginamente mejores que el placebo. Por ello, algunos expertos consideran que es momento de reevaluar el uso masivo de los antidepresivos, que si bien pueden ser vitales para algunas personas, están siendo abusados o mal administrados. "Mi punto de vista es que realmente no tenemos suficientemente buena evidencia de que los antidepresivos son efectivos, y sabemos cada vez más que pueden ser dañinos, así que debemos detener esta tendencia a la alza de su prescripción", dice la Dra. Joanna Moncrieff del Imperial College de Londres. 

 

Otro estudio realizado por Emily Karanges y Ian S. McGregor conluyó que el uso de antidepresivos en niños y adolescentes puede tener "inesperadas consecuencias a corto plazo y duraderas consecuencias neurales...  la administración de antidepresivos durante la adolescencia puede modificar los procesos normales de procesamiento neurotrófico, manifestando efectos duraderos sobre la maduración de regiones cerebrales que regulan las emociones",  por ello "el tratamiento de jóvenes con estos agentes debe de hacerse con precaucación". Algo que no parece estar abundando entre los médicos si se toma en cuenta la creciente tendencia en su administración en la mayoría de los países del mundo.

 

Existen numerosas otras formas de tratar la depresión, algunas mucho más suaves, pero éstas no son parte del protocolo médico oficial; es necesario explorar nuevas alternativas para liberar a nuestra sociedad de la sobremedicación y la fármaco-dependencia. 

 

Nuestras notas más leídas que te pueden interesar...

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD: