Las 10 etapas de la meditación según el budismo tibetano

Harmonía / 2016-04-11

Para algunas personas en Occidente, la meditación es una técnica muy útil y sencilla de calmar la mente. Esto es sin duda cierto, sin embargo, la meditación es mucho más que esto y es realmente tan vasta como la infinita arena de la mente. Meditar aunque a veces puede ser tan sencillo como "respirar y poner atención", ha sido objeto del más extenso estudio y análisis por las diferentes escuelas budistas, que han perfeccionado esta técnica milenaria de observación de la mente y conocimiento de la realidad. Así es baladí reducir la meditación a un ejercicio sencillo que puede ser dominado en una sentada o leyendo un sólo libro. Es necesario practicar y estudiar. En este espíritu podemos abrir una discusión, siguiendo la tradición a las diferentes etapas que tradicionalmente un meditador se encuentra en este arte. Siendo diez estas etapas, según la tradición, el meditador promedio apenas alcanza la primera o la segunda.

 

Alan Wallace, una de las principales autoridades en meditación, siguiendo la tradición del budismo tibetano, traduce las 10 etapas de la meditación atribuidas a Kamalasila, y las cuales son aceptadas como los fundamentos de la meditación entre diversas escuelas budistas. Kamalasila fue un conocido maestro budista que viajó de India a Tibet en el siglo 8 y que es considerado una de las grandes autoridades en la meditación por su famosa obra Bhavanakrama (Etapas de la Meditación). En un famoso debate Kamalasila, argumentó que para la maestría de la técnica es necesario "cultivar la ética, la atención y la visión contemplativa" (o insight

 

1. Atención dirigida

 

2. Atención continua

 

3. Atención resurgente

 

4. Atención detallada

 

5. Atención dominada

 

6. Atención pacificada

 

7. Atención completamente pacificada

 

8. Atención de un solo punto

 

9. Balance de atención

 

10. Shamata

 

Sobre esto Wallace comenta en su libro The Attention Revolution que las etapa son secuenciales e inician con una mente "que no puede enfocarse más de un par de segundos y culminan en un estado de atención de sublime estabilidad y vividez que puede ser sostenido por horas". De igual forma el progreso es lo de burdo hacia lo sutil. Para las primeras cuatro etapas se recomienda "técnicas de respiración alerta o mindfulness, como las que se pueden encontrar en el zen, vipassana o en el budismo tibetano". Para la quinta etapa se recomienda un método llamado "establecer la mente en su estado natural", tomado del Dzogchen. De la octava en adelante se utiliza "shamata sin objeto", en la cual se busca descubrir "la quietud y luminosidad inherente en la conciencia misma". Shamata es una de las formas clásicas de meditación asociada con todas las tradiciones del budismo que consiste en calmar la mente y remover sus obstáculos y atavismos para acceder a un estado de paz. A veces es asociada con el término samadhi, la concentración pero también el estado de paz y conciencia suprema.

 

Lo anterior es sólo una invitación, una formar de picar la curiosidad, en un continuo llamado a explorar la mente, sus infinitos páramos a través de la meditación.

 

 

 

 

 

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD:

Te podría interesar

Te podría interesar