La sublime sabiduría de la India en 10 frases del Bhagavad Gita

Harmonía / 2017-08-09

El Bhagavad Gita es el texto religioso y filosófico más querido de la India, tierra abundante en saber espiritual. Se trata de un pasaje memorable incluido en uno de los libros de la vasta épica del Mahabharata, un libro que es una mezcla entre La Odisea, La Ilíada y la Biblia, un texto inagotable escrito por poetas visionarios bajo el nombre código de Vyasa. Se ha dicho que el Bhagavad Gita ("la canción de Dios") es una síntesis creativa de las diversas corrientes religiosas de la India, y es por ello que es tan querido y apreciado por diversas facciones religiosas, si bien se identifica más con el vaisnavismo o visnuismo (el culto a Vishnu, de quien Krishna es un avatar).


Como una muestra del saber inmortal de esta obra, incluimos aquí 10 frases u oraciones representativas. Son frases con las que Krishna, tomando el papel de consejero y auriga, instruye a Arjuna, el príncipe de los Pándavas, justo antes de enfrentarse a una épica batalla.



2.11 Te afliges por quienes no lo merecen, y tus palabras no son palabras de sabiduría. Un sabio no siente lástima por los que viven, ni tampoco por los que mueren. La vida y la muerte no son diferentes. 2.12 Siempre hemos existido: tanto yo, como tú, como esos reyes. Y existiremos por siempre y para siempre.

 

3.25 Justo como los ignorantes realizan sus tareas con apego a su acción, Oh descendiente de Bharata, así los sabios actúan sin apego, con el único deseo del bienestar del mundo.

 

3.35 Mejor es seguir la propia ley imperfectamente que la ley de otro de manera correcta. Es mejor encontrar la muerte en el cumplimiento de la propia ley, puesto que la ley de otro produce miedo. 

 

6.44 Aquel que de verdad desea conocer el yoga va más allá de las palabras de los libros.

 

5.22 Puesto que los placeres nacidos de los objetos son vientres de sufrimiento, teniendo un principio y un final. En éstos, Oh Arjuna, el sabio no se deleita. 5.23 Aquel, en verdad, que es capaz de soportar aquí en la tierra, antes de que encuentre liberación del cuerpo, el impacto del deseo y el enojo --aquel se une con lo divino, es un hombre feliz. 5.24 Aquel que tiene dicha interna, alegría interna, y por lo tanto luz interna, es en verdad un yogui. Habiéndose convertido en la base de toda existencia, se acerca a la liberación en la base (brahma).

 

8.18 De lo inmanifiesto surgen todas las cosas manifiestas en el comienzo de un Día Cósmico; con la llegada de una Noche Cósmica, se disuelven de regreso al estado de lo inmanifiesto... 8.20 Y más allá de esto, hay una estado de ser; más allá de lo inmanifiesto yace lo Inmanifiesto Eterno, Aquel que en la destrucción de todos los seres no es destruido.

 

13.27 Cuando percibe los diversos estados de existencia de todos los seres como residiendo en el Uno o cuando entiende su surgimiento desde aquello --entonces alcanza la base de toda existenca (brahma). Puesto que este supremo Sí mismo es lo que no tiene comienzo o final y lo que está más allá de las cualidades primarias aunque reside en el cuerpo, no cambia ni es afectado.


15.5 Aquellos que sin orgullo ni engaño han erradicado toda mancha de apego, que residen siempre en la base del ser, que han aquietado todo deseo, y que están libres de los pares de opuestos conocidos como dolor y placer, ellos proceden sin error al estado inmutable.

 

16.47 Concentra tu mente en tu trabajo, pero nunca permitas que tu corazón se apegue a los resultados. Nunca trabajes por amor a la recompensa, y realiza tu trabajo con constancia y regularidad. 16.48 Realiza tu trabajo en la paz del yoga, lejos de todo deseo egoísta; desapegado del éxito, tanto como del fracaso. La paz del yoga es estable y permanente, pues trae equilibrio a tu mente 18.47 [..] Realizando la acción necesaria para el propio ser, el yogui no acumula culpa.

 

Estas son las virtudes y conductas que constituyen "la verdadera sabiduría" según Krishna:

 

Humildad; paciencia; sinceridad; no violencia; rectitud; pureza; devoción a tu maestro espiritual; constancia; autocontrol; contemplar los objetos de los sentidos sin pasión; libertad del sentido del yo; introspección sobre los defectos (o males) del nacimiento, de la enfermedad, del envejecimiento y de la vejez; desapego; no aferrarse a los hijos, a la esposa, a la familia o al hogar; firme ecuanimidad en lo bueno y en lo malo; una inquebrantable devoción a mí por sobre todas las cosas; un intenso amor a la soledad; disgusto de las cosas mundanas; persistencia en conocer el Sí Mismo y conciencia del objetivo del conocimiento.

Nuestras notas más leídas que te pueden interesar...

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD: