La intuición no es una farsa sino una característica de nuestra psicología

Harmonía / 2016-07-14

¿Alguna vez has tomado una decisión que afecta tu rutina? Por ejemplo, elegir un camino distinto del habitual y que esa decisión, que no sabes por qué tomaste, te haya salvado de un buen susto. Llámalo suerte, o mejor dicho: intuición.El psiquiatra Peter C. Whybrow  reconoce que la intuición es uno de los componentes principales en el funcionamiento del cerebro. Whybrow traduce la intuición como un auto-conocimiento reflexivo gobernado por una red neuronal pre-consciente. Esta red es estructurada por los patrones aprendidos previamente, que ayudan a determinar las reglas morales, hábitos adquiridos, y las creencias. Para que sea más claro lo que menciona el psquiatra, esto puede ser entendido como el ejercicio de andar en bicicleta, donde la repetición conduce a la maestría, ya no restringida por la incertidumbre. Con la práctica del quehacer cotidiano, avalado por la experiencia, el cerebro libera espacio cognitivo para concentrarse en otras cosas. Cuando un patrón reconocible emerge más tarde, la intuición parece surgir de forma espontánea. Aunque esto, por supuesto, no garantiza que la intuición es correcta. 

 

Si aceptamos entonces que la intuición es el reconocimiento de patrones inconscientes, nos alejamos bastante de aquellos que prefieren asignarle al fenómeno un carácter místico. A medida que aprendemos más sobre la neuroquímica del cerebro el misterio se hace comprensible, aunque esto no resta méritos a la potencia del pensamiento mágico. El psicólogo Scott Barry Kaufman apunta que los seres humanos tenemos una cualidad que él llama "red de la imaginación” o un estado que es como estar en modo automático, el cual es comúnmente conocido como soñar despierto. En este lugar es donde se produce la intuición: nuestro subconsciente presta mucha atención a su entorno, juntando partes de una narración fuera de la atención consciente. Cuando volvemos del sueño despierto y centramos la atención en la resolución de una tarea o problema, para ello hacemos uso de experiencias anteriores de nuestra vida, mediante el reconocimiento de patrones, de forma inconsciente. La capacidad tanto de afinar el presente como de imaginar un futuro sustentado en nuestra información individual del pasado, es lo que nos hace únicos en el reino animal, en muchos sentidos. Esta habilidad nos eleva a la parte superior de ese reino. La creatividad, Kaufman dice, es un sube y baja equilibrado de estos dos estados.

 

La intuición no es un error, sino una característica de nuestra psicología. Es parte de la capacidad de nuestro cerebro para comprender nuestro territorio, interior y exterior. Los mensajes que recibimos, o sea la manera en que decodificamos información y le asignamos un significado aunque no sea de manera consciente, son trascendentales para descifrar la manera en que vivimos, pero aunque pensemos que es algo mágico, en realidad es la forma en que funciona nuestro cerebro. ¿Te consideras una persona intuitiva? ¿Alguna vez te ha pasado un evento raro que hayas considerado guiado por la intuición? Si te interesa desarrollar más tus habilidades puedes revisar lo que escribimos al respecto. 

 

Con información de Big Think 

Nuestras notas más leídas que te pueden interesar...

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD: