Estos 4 hábitos son los principales detonadores de la ansiedad

Harmonía / 2016-06-27

 

La ansiedad, junto con la depresión, es una de las principales enfermedades mentales de nuestra época y a ella se le debe enorme malestar, inseguridad y hasta  grandes pérdidas económicas. Son muchos los detonadores que pueden hacer que una persona entre en un estado de ansiedad y de ahí un círculo vicioso de reforzamiento de esta patología. Sin embargo, existen numerosas técnicas que pueden ayudar a evitar un ataque de ansiedad.

 

La diseñadora Catherine Lepage en su libro Thin Slices of Anxiety: Observations and Advice to Ease a Worried Mind, hace una divertida meditación ilustrada sobre este problema con el que lleva batallando años, pero que no le ha impedido realizar importante labor creativa, justamente para paliar esta condición (en este link se pueden ver sus ilustraciones).

 

Lepage con sinceridad visceral comparte las cuatro cosas que en su lucha de años ha entendido son los hábitos que debe evitar para impedir un ataque de ansiedad. Deebes evitar:

 

1. Acumular demasiada fatiga

 

2. Reprimir tus emociones

 

3. Ponerte metas demasiado altas

 

4. Coleccionar responsabilidades

 

Todas estos hábitos son, por sentido común, grandes fuentes de ansiedad, especialmente para una persona ansiosa. Es decir, cuando una persona está batallando con la ansiedad es mejor no asumir más responsabilidades ni intentar realizar obras muy ambiciosas ya que se estaría tendiendo una potencial trampa a sí misma. Es mejor ir poco a poco, cultivando fortaleza psicoemocional antes de emprender nuevas aventuras. Esto, sin embargo, requiere cierto balance porque al mismo tiempo es necesario no reprimir las emociones, algo que puede ocurrir si limitamos demasiado lo que hacemos. Es necesario dar salida a cierta energía y sin embargo cuidar no fatigarnos mucho, ya que en un estado de debilidad la ansiedad fácilmente brota.

 

Al final Lepage parece decirnos con sus ilustraciones que es vital aprender a no tomarse demasiado en serio la ansiedad. La ansiedad seguramente ocurrirá, pero si no nos culpamos además porque hemos dejado que ocurra, poco a poco se desvanecerá otras vez. Es mejor no esforzarse demasiado para que no ocurra, ya que luego la culpa y la frustración la harán más insidiosa. El humor y la aceptación pueden ser grandes aliados, a fin de cuentas cientos de millones de personas son igualmente ansiosas; no es algo demasiado grave, cuando lo piensas sin apegarte a esta condición de "ser ansioso" o de "esatr sufriendo".  Como dice: "somos parte de una gran comunidad de tribulaciones en las que realmente no estamos nunca tan solos como nos sentimos".  

 

 

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD:

Te podría interesar

Te podría interesar