¿El secreto de la creatividad? Regular tu estado de ánimo

Harmonía / 2016-08-08

Hoy en días la mayoría de las personas está buscando encontrar la creatividad sin tener que recurrir a aspectos místicos, o situaciones incontrolables e impredecibles. La creatividad, sabemos, nos permite ser exitosos en el trabajo al ver lo que los demás no ven o al proponer ideas extraordinarias, hace que nuestra mente se regenere, nos conecta con nosotros mismos y a grandes rasgos es buena para nuestra salud ya que el estado creativo es similar al estado meditativo y el cerebro y el cuerpo cultivan concentración y relajación.

 

Pero, entonces, ¿cómos nos volvemos más creativos? Según el filósofo y host del programa de National Geographic "Brain Games", Jason Silva, la mejor forma de crear un protocolo para la creatividad es aprender a regular nuestro estado de ánimo y ser capaces de producir un estado positivo y entusiasta.  Si eres capac de ser el arquiotetco de un estado emocional, la creativodad e suna reacción natural que surge de esa situación. En otras palabras, si eres capaz de ponerte feliz, de generar euforia, un estado alterado energético tu creatividad subirá enormenente. "Es un hecho que los estados de 'flow' están relacionados con un incremento de reconocimiento de patrones, un aumento de pensamiento lateral y de toma riesgos. Y todo esto está relacionado con estados de creatividad... Es por ello que muchas personas utilizan estados alterados de conciencia --ya sea utilizando vino, drogas, ideas, sexo".

 

Ahora bien, Silva sugiere que no necesitamos utilizar sustancias psicoactivas o intoxicantes químicos para entrar en este estado sino que lo podemos programar con ciertos protocolos. La clave está solamente en ser capaces de alterar nuestro estado de ánimo --pueder ser con música, reptiendo mantras, leyendo ciertos textos, haciendo ejericio, meditando, respirando, haciendo un ritual. Para cada uno de nosotros existe un cierto protocoo que nos puede llevar a ese estado energético desde el cual se puede propiciar la creatividad. En cierta forma esto es equivalente a crear una felicidad artificial para capitalizarla en creatividad.  Así, pensar en aquello que nos hace felices o hacer esas cosas que sabemos nos contentan, es una forma de fomentar la creatividad. 

 

Nuestro cerebro, sugiere Silva, es una especie de computadora y la podemos programar, por lo cual es importante crear ciertas señales familiares que puedan sugerirle que estamos entrando en una fase creativa, que buscamos cierta elevación energética para producir resultados. Si bien este método no es infalible, no hay duda que puede ser muy útil para poder generar creatividad de manera voluntaria sin depender de estados cambiantes o volátiles. 

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD:

Te podría interesar

Te podría interesar