El miedo en los niños, ¿cuándo es normal?

Harmonía / 2017-10-31

Este Halloween es un buen pretexto para hablar del miedo en los niños y cuándo debe preocuparnos. Existen miedos que son pasajeros, por ejemplo a los disfraces, la casa de los sustos, etc. Pero también hay otros que se quedan durante más tiempo, que pueden estar asociados a su etapa de desarrollo psicoemotivo o ser indicadores de algo que tenemos que atender. 

 

También te puede interesar: Sencilla actividad para cultivar la resiliencia en los niños


Comencemos aclarando que el miedo es una emoción adaptativa indispensable para la supervivencia, que se caracteriza por una sensación desagradable provocada por la percepción de algún peligro. No importa si es real o imaginario, porque ambos se viven como una amenaza para el niño en ese momento. Por eso es importante que, como padres, no intentemos subestimar sus miedos sino comprenderlos y saber qué se está tratando de expresar a través de ellos.

 

Miedos infantiles más comunes según la edad

De los 6 meses al año: en esta etapa es común el miedo a los extraños o a los ruidos muy fuertes.

A los 2 años: a quedarse en un lugar extraño sin sus padres, como la guardería. Este miedo no debe durar más de unos minutos.

A partir de los 4 años: A esta edad, o incluso un poco antes, puede aparecer el miedo a la oscuridad y a las sombras, ya que su imaginación está en pleno desarrollo.

 

Miedos que pueden aparecer en Halloween o Día de Muertos

La fiesta de Halloween o de Día de Muertos se ha convertido, en los últimos años, en una actividad escolar y familiar muy celebrada. La mayoría de los niños la disfrutan, y conviven sin problemas. Sin embargo, puede haber niños más sensibles que no se sienten cómodos alrededor de personas disfrazadas o que no disfrutan la idea de los monstruos y las brujas. Lo más recomendable es no forzarlos a participar y permitirles que se adapten a la fiesta a su ritmo o que no se adapten si no lo desean.

 

Todos los niños son distintos y no todos disfrutan lo mismo que el resto. Los padres debemos saber reconocer esto y no forzarlos, pues eso podría resultar en un trauma mucho más severo. El miedo de los niños es algo que se debe tratar con respeto, incluso cuando creemos que se trata de un chantaje, pues existe un malestar de fondo que está motivando esa conducta y es nuestro deber averiguarlo.

 

Con información de: http://www.neuroingenia.com/

 

También lee: Este sencillo ejercicio reduce el miedo en los niños

Queremos ayudarte a encontrar las mejores ofertas enfocadas en bienestar durante El Buen Fin.

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD: