Conéctate con tu verdadera voz

Mena Calvert / 2017-07-04

Hoy me vi. Escuché una voz que nunca antes había escuchado.
 

Escuché mi voz.
 

Mi voz que no se juzga y que se ríe de sí misma, mi voz que no me deja hacerme güey y que me impulsa a vivir la vida como una hermosisísima bendición. Escuché mi voz que se siente merecedora, que no sólo ve la luz de otros sino también reconoce la suya. Escuché mi voz que me alentaba a vivir una vida nueva, con mayor confianza pero sobre todo con más alegría. Esa voz que me hizo ver a mis enemigos como maestros, me hizo agradecerle a cada uno y me mostró que se sentían igual de perdidos que yo y sólo necesitaban conectarse con su propia voz. Me hizo desearles esa conexión con su propia voz y un corazón lleno de alegría y amor. Me hizo ver que eso que no me gusta externo es el alucine del desconecte con mi propia voz. Que si yo lo bendigo y cambio de actitud empieza a cambiar lo demás. Esa voz me enseñó a ver que la vida es un regalo que no podemos desperdiciar. Me enseñó que hay que pararse a bailar. Me enseñó a no tomarme las cosas tan en serio y aprovechar el tiempo ilusorio de este plano para vivirlo al máximo con conciencia y aprovecharlo en cosas que valgan más la pena. Me enseñó a conectarme con mi verdadero yo, con mi verdadera naturaleza, me enseñó a compartir desde el corazón con otros. Me enseñó que los logros más importantes no son los que logramos afuera sino internamente. Me enseñó que de nada servía tener todo afuera sino escucho esa voz, porque esa voz soy yo, es la conexión con mi parte más divina, más sabia, más amorosa, es la conexión directa con mi espíritu.
 

La respuesta no está nunca en algo externo, sino internamente; la respuesta la tengo yo, siempre la he tenido, siempre ha estado y estará. 
 

De lo que no me había dado cuenta es que esa voz siempre está con nosotros, siempre está acompañándonos aunque no la escuchemos.
 

Esa voz SOY YO, soy yo en mi forma más divina, soy yo conectada, soy yo desbloqueada y enfocada en algo más divino, en ese canal que me conecta con vibraciones más elevadas, más altas, más puras, claras, eso que llamamos Dios pero que somos nosotros, todos, conectados siendo uno. Al conectarse con esa fuente de nuestra parte más maravillosa estamos conectándonos con la fuente del todo, donde podemos sentir al otro como si fuera yo, donde podemos ser empáticos con todo y todos, donde podemos sentir el verdadero amor, ese lugar donde al ser todo somos uno y así es más fácil cocrear lo ilimitado, porque somos eso, seres ilimitados, infinitos, inmortales, que al darnos cuenta de eso nos damos cuenta de que no necesitamos nada. Nos damos cuenta de que es una bendición experimentar en un cuerpo humano y más si ESCUCHO A LA VOZ QUE es mi mejor amigo, mi maestro, mi guía, me escucho a mí, a mi parte divina. 

Te invito a abrir el espacio a ese canal que te abrirá la puerta a esa conexión con tu ser más elevado, te invito a que dejes de escuchar a ese que te jala para abajo y que empieces a darle más atención al que te hace sentir mejor, te invito a que decidas cambiar tu vida si no es suficiente para ti. Te invito a que realmente te ames y perdones y así que te hagas el mejor amigo de esta voz que eres tú en tu más alta vibración, esa voz que es la conexión con tu espíritu queriéndose comunicar. Aquieta la mente que con tanto ruido no se escucha y pon atención a lo importante, a encontrarte cómo ser divino en este plano experimentando en gratitud; ese, ese es el gran regalo, la verdadera conexión contigo, con tu espíritu, con tu verdadera voz. 
 

Namaste.

Nuestras notas más leídas que te pueden interesar...

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD: