Conoce a tu niño interior y descubre las emociones que te guían diario

Harmonía / 2017-08-31

Aunque no todas las heridas de la vida parten de la infancia, sí son muchas las emociones sin explicar que se relacionan con los primeros años. Estas sensaciones aparentemente invisibles guían en varios sentidos la manera en que nos comportamos, las parejas que elegimos, cómo nos desempeñamos en el trabajo, etcétera.

 

Por eso es vital reconciliarse con nuestro niño interior. Al identificar cómo se comporta nuestro niño interior podremos aceptarlo y, con compasión, reconciliarnos con él. Esto fomenta la madurez y el entendimiento de nuestras decisiones y formas de actuar.

 

¿Cómo reconocer al niño interior que todos llevamos dentro? Es muy fácil. En primer lugar, el niño interior actúa de manera irracional. Es decir, el niño interior no tiene la madurez suficiente para ser tolerante y comprensivo, y simplemente actúa de forma impulsiva. Cuando nos enojamos sin pensar y reaccionamos de forma iracunda, es el niño interior quien está actuando.

 

En segundo lugar, el niño interior es caprichoso. Sus deseos tendrán fundamento en el apego, en la inseguridad y en el berrinche. Descubre si cuando te aferras a algo que quieres lo haces desde la conciencia y madurez o desde el capricho.

 

Por último, el niño interior actúa de manera compulsiva y mediante los mismos patrones. Date tiempo de observar tus propias conductas y analiza cuáles son tus reacciones más repetitivas. ¿Eres iracundo o más bien lloras cuando no tienes lo que deseas? ¿Te privas del contacto cuando no obtienes lo que quieres? ¿Sientes que demandas demasiada atención? Cada quien tiene maneras distintas de reaccionar ante las decepciones y los anhelos, pero cuando lo hacemos desde el niño interior suelen ser patrones identificables mediante la observación, y casi siempre parten de una especie de capricho.

 

Sanar y reconciliar tu relación con tu niño interior ayuda a entablar relaciones más comprensivas y con mejor comunicación. También mejora la autoestima y te permite descubrir todo el potencial que existe en ti como adulto, y ayuda a perdonar los vínculos familiares que puedan estar dañados.

 

Si te interesa sanar a tu niño interior, no te pierdas esta sencilla meditación para sanar a tu niño interior.

Nuestras notas más leídas que te pueden interesar...

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD: