¿Cómo saber si estás sufriendo ansiedad?

Edith Gómez / 2017-09-22

En estos momentos de crisis y dolor generalizados es probable que estés sintiendo algo que nunca habías sentido, o que el de al lado lo esté sintiendo. Te explicamos qué es la ansiedad, sus principales síntomas y seis maneras de controlarlos de la mejor manera mientras buscas ayuda profesional.

 

¿Qué es la ansiedad?

La ansiedad es algo que sentimos todas las personas, casi a diario. Es ese sentimiento de preocupación por algo que aún no ocurre e incluso por algo fuerte que ya ha ocurrido, y te pones nervioso con sólo pensarlo. En esos momentos quizá lo único que necesitas son unas cuantas frases de superación para vencer lo que sea.

Sin embargo, algunas personas sufren del trastorno de ansiedad, el cual es esa misma sensación, pero tan intensa que no te permite vivir con normalidad. Te paraliza, te causa obsesión compulsiva y otros factores.

Debido a que es un trastorno mental debe ser tratado por médicos especialistas, quienes recetarán medicamentos o psicoterapia.

 

¿Cuáles son los síntomas de la ansiedad?

Físicos: trastornos alimenticios, problemas estomacales (vómito, náuseas, etc.), interferencia en la vida sexual y en el hábito de sueño, problemas cardíacos como palpitaciones, taquicardia y dolor en el pecho; exceso de sudor, hormigueo, sensación de opresión en el estómago, falta de aire, temblores, músculos rígidos, entre otros.

 

Psicológicos: el síntoma más resaltante es el temor, como a la muerte, al suicidio, a la locura, a la pérdida de control, entre otros. Otros síntomas son incertidumbre, sensación de persecución, de amenaza, de vacío, de extrañeza; inquietud, agobio, deseos de escapar, incapacidad de tomar decisiones.

 

Sociales: tendencia a estar irritable, a ser introvertido, falta de atención, problemas de comunicación verbal, temor a desacuerdos o confrontaciones, a expresar tus pensamientos, entre otros.

 

Conductuales: bloqueos, dificultad para desenvolverse, actos impulsivos, nerviosismo, hiperactividad, estado constante de alerta, alteraciones en la expresión corporal como brazos cruzados, tensión, músculos rígidos, cambios vocales, entre otros.

 

Cognitivos o de inteligencia: problemas de atención, excesivos despistes, preocupación, darle mucha importancia a los pequeños aspectos negativos, paranoia, pesimismo, enfrascarse en lo malo, entre otros.

 

Como ves, los síntomas son muchos. Si te sientes identificado con algunos, puedes estar sufriendo de ansiedad. Pero no te preocupes, existen muchos tratamientos para manejarla y también hay muchas prácticas que puedes adquirir para controlarla tú mismo en sus primeras etapas.

 

¿Cómo controlar la ansiedad?

1. Entender qué es exactamente

Debes tener claro cuándo aparece la ansiedad, en qué situaciones o por qué. Si tienes eso claro, sabrás que debes controlarla, pensar con claridad y no anticiparte a los hechos.

 

2. Enfrenta las situaciones

Si te retiras por causa de la ansiedad, te acostumbrarás a ello. En su lugar, enfréntate a aquello que te causa la ansiedad. Quizás al principio no venzas, pero la clave está en seguir intentando y no retirarse.

 

3. Encuentra la calma

No te agobies. Encuentra la calma respirando pausada y profundamente. Despeja la mente y libérate de esas preocupaciones innecesarias y fundadas. Haz esto cada vez que sientas que te vas a salir de control.

 

4. No escondas tus sentimientos

Hacer esto no trae situaciones positivas en ninguna ocasión. Sólo conseguirás acumular problemas y explotar. Antes de que eso ocurra, háblalo con algún amigo, familiar o terapeuta. Te ayudará a liberarte de cargas, de presión, y probablemente esa persona te pueda aconsejar, encontrándole una solución a algo que creías perdido.

 

5. Sé tú mismo

Una de las causas de la ansiedad es el miedo al “qué dirán”, a la soledad, al rechazo, y realmente es preocupante, pero no debe quitarte el sueño. Expresa tu punto de vista sin importar que otros no estén de acuerdo; si no lo haces puedes llegar a perderte a ti mismo, a no saber quién eres. No hay nada más importante que tu salud, tu bienestar y tu amor propio.

 

6. Distrae tu mente

Esto es importante, porque las personas que sufren de ansiedad tienden a concentrarse en los aspectos negativos de la vida. Para evitar esto, realiza actividades que te gusten y que distraigan tu mente, como escuchar música, leer un libro, dar un paseo, charlar con amigos, hacer un deporte… Son muchas las opciones. Dormir y descansar lo suficiente también es importante, porque te sentirás activado, con ganas de empezar el día y con energía.

Nuestras notas más leídas que te pueden interesar...

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD: