Cómo mejorar tu memoria a través de la respiración

Harmonía / 2017-01-18

Seguro te preguntas bastantes más veces de las que deseas cómo sería posible mejorar tu memoria, porque aceptémoslo: con tantas cosas en qué pensar olvidamos muchas de ellas, a veces las primordiales. Eso nos lleva a enfrentar temidas consecuencias, especialmente cuando el olvido está relacionado con algo serio como un asunto familiar o laboral. En el mercado hay un montón de métodos y vitaminas que prometen mejorar la memoria, pero todos ellos funcionan en un campo de acción muy restringido. La respuesta a una mala memoria podría estar frente a tu nariz, o más bien, en tu nariz. Si fuera posible que a través del ejercicio de una buena respiración mejorara tu memoria, ¿lo intentarías?

 

Está comprobado que una buena respiración te ayuda a conciliar el sueño y que además hace que tu organismo funcione mucho mejor. Por si no lo sabías, respirar adecuadamente es benéfico para el cerebro y en general para todo el cuerpo. Concretamente, respirar hará que la memoria mejore, que se desempeñe con rigor y sapiencia. Así que en primer lugar hay que saber cómo tenemos que respirar. La nariz sirve para inspirar y la boca para espirar. Si inspiras por la boca, es decir si jalas aire por la boca, lo estás haciendo mal. Entonces comienza, inhala por la nariz, hazlo siempre de este modo porque es lo correcto y evitarás sofocaciones y el popularmente conocido como “dolor de caballo”.

 

En segundo lugar, respira profundamente. No te apresures. No jales aire de forma rápida. Esta no es una clase de yoga, pero de tienes que hacerlo como si lo fuera. Los beneficios de respirar adecuadamente serán notables, lo advertirás en la memorización. Hay investigaciones que así lo avalan. En un estudio realizado en la Universidad Northwestern en 2016, se mostró a 100 adultos jóvenes expresiones faciales en las pantallas de los ordenadores y se les pidió que identificaran el estado emocional de cada cara tan pronto como fuera posible. Los investigadores encontraron que los sujetos eran capaces de recordar rostros temerosos más rápidamente cuando estaban inhalando a través de sus narices que cuando exhalaban por los mismo ductos. El ejercicio no presentaba los mismos resultados cuando las personas inhalaban por la boca. Es decir, era más probable que los sujetos recordaran los objetos que veían si inhalaban por la nariz que por la boca.

 

 ¿En qué radica la diferencia? De acuerdo con Christina Zelano, autora del estudio:

Cuando se inhala, la persona sincroniza las oscilaciones de su  cerebro a través de la red límbica. En otras palabras, las inhalaciones profundas sincronizan las partes del cerebro que controlan la emoción y la memoria. Si lo que se desea es ejercitar la mente, hay que asegurarse de llevar una buena cantidad de oxígeno a esa parte del cuerpo. Entonces, asegurémonos de hacer inhalaciones profundas a través de la nariz, eso es lo más recomendable. Esta estrategia puede conducirnos a mejorar nuestro desempeño cognitivo en el día a día y en el futuro.

 

Con información de Curiosity

Nuestras notas más leídas que te pueden interesar...

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD:

¿Pones atención en tu respiración o te olvidas de ella con frecuencia?