Cómo la consciencia afecta (¿y crea?) el mundo

Edmeé García / 2016-03-10

Paradigma es una palabra que viene del griego paradeigma y usualmente la utilizamos para indicar algo que es “un modelo a seguir” o como sinónimo de “ejemplo”. Sin embargo entre la comunidad científica y en el área de la epistemología es utilizada para hablar de modelos o patrones.  Actualmente está habiendo cambios de paradigmas en diferentes áreas como la economía, la física, la cosmología, la ecología y la salud. Pero cuando la gente se refiere al “nuevo paradigma”, generalmente está hablando de un cambio de ideas que transformará radicalmente cómo nos vemos a nosotros mismos y cuál es nuestro lugar en el universo. 

 

Puede ser que el cambio más profundo radique el cómo se han modificado nuestras ideas sobre la naturaleza de la percepción. Investigaciones recientes sugieren que la experiencia que tenemos de nosotros mismos, aquel fenómeno que hemos denominado “consciencia” no es un accidente, sino que refleja algo sobre la naturaleza de la realidad. 

 

De hecho,  muchos de los cambios de paradigma que estamos observando en la ciencia y la filosofía se deben a que no se puede explicar el fenómeno de la consciencia en términos puramente materialistas. De tal manera que los estudiosos se han abierto progresivamente a diferentes ideas y visiones sobre la mente. Los científicos han mostrado un creciente interés por investigar fenómenos psíquicos. Por ejemplo, la Universidad de Princeton ha dado marcha al “ Proyecto de consciencia global”  que implica una colaboración interdisciplinaria entre científicos e ingenieros de diferentes lugares del mundo. 

 

Ellos descubrieron que  cuando sucesos dramáticos de importancia internacional ocurren en el mundo, reclamando la atención de millones de personas  y millones de mentes responden con emociones similares, emergen patrones extraños en sus datos. Cuando la gente dirige su intención hacia un sistema aleatorio, los resultados frecuentemente se alinean con las intenciones. De hecho la teoría  predominante sobre la consciencia entre los neurólogos es la “Teoría de información integrada” y se basa en el principio de que la información que cimienta el mundo físico tiene un polo objetivo y uno subjetivo. 

 

También los filósofos contemporáneos han señalado cómo la ciencia hasta ahora ha pasado por alto la importancia de la consciencia. La cual no tiene sus orígenes dentro de nosotros sino que está asociada a una propiedad fundamental del mundo que nos rodea. Entre aquellos reconocidos nombres que apoyan esta postura se encuentran Freya Mathews, David Chalmers, Thomas Nagel y Galen Strawson. En su opinión la capacidad de auto-realización, es decir, de saber que somos,  que nos da la consciencia puede ser un factor necesario para explicar por qué existe el mundo. 

 

En su libro “La mente y el cosmos: por qué la concepción materialista y neo-darwinista del universo es falsa”  Thomas Nagel, explica como el materialismo no explica, ni pudo anticipar la existencia de un ser con propósito y consciencia como el ser humano. Para el filósofo los misterios de la relación entre el cuerpo y la mente tienen consecuencias que trascienden nuestros esfuerzos de entender la mente humana y afectan nuestro entendimiento de todo el universo.

 

Por otro lado, el cosmólogo Paul Davies ha expresado una visión similar después de intentar entender nuestra situación con respecto al cosmos. Desde su punto de vista,  la precisión del universo que ha permitido la evolución de observadores complejos, como los humanos, no puede ser simplemente atribuida a una escueta derivación de un multiverso. De hecho puede ser que la existencia necesite de la evolución de la consciencia humana. Es como si la vida necesitara adquirir consciencia o conocimiento de si misma para continuar evolucionando. 

 

Puede ser que la búsqueda humana por comprender el interior de la mente y la consciencia, nos lleve a un entendimiento radicalmente distinto del mundo exterior que nos rodea. Al parecer la ciencia está acercándose a lo que hasta ahora había sido el territorio de los místicos. Y todo indica que aquello que llamamos consciencia está íntimamente ligado al resto del mundo y que efectivamente somos uno con el todo.  En palabras del físico Erwin Schrödinger:

 

“ Por lo tanto, lo que nos revela la física cuántica, es la unidad básica del universo”. 

 

 

Fuente: Noetic

 

Nuestras notas más leídas que te pueden interesar...

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD: