Cómo escribir un diario y cultivar la gratitud para ser más feliz

Harmonía / 2017-01-10

Un diario básicamente es una bitácora, un registro donde anotamos las cosas que nos suceden día con día, aquellas que consideramos relevantes o que nos gustaría guardar en el recuerdo. Un diario también funciona para anotar nuestros deseos y secretos, o bien, para de alguna forma conformar un relato de vida. Hay un tipo de diario conocido como “diario de gratitud”. Este tipo de diario es una herramienta emergida de la psicología positiva, que sirve para que una persona se conozca mejor y reconozca los motivos maravillosos de la vida; asimismo funciona para que podamos alcanzar el bienestar, la salud mental y emocional que nos permitirá enfrentar los problemas cotidianos del quehacer diario. Estudios psicológicos han identificado una gama de beneficios impresionantes relacionados al simple acto de escribir las cosas por las que estamos agradecidos, beneficios como una mejor calidad de sueño, menos enfermedades, un sentido positivo de bienestar, empatía con otras personas y un mejor desarrollo de habilidades cognitivas, entre otros. 

 

Escribir un diario de gratitud es un ejercicio sencillo. El método no tiene grandes complicaciones. Coge un cuaderno para destinarlo exclusivamente al ejercicio del diario de gratitud. Comienza con el registro de cinco hechos que te sucedieron la semana anterior y que te generen un sentimiento de gratitud. De preferencia hechos sencillos, cosas que te hayan pasado en la calle, en el trabajo, la escuela. No tienes que complicarte. Por ejemplo: que hayas encontrado tu helado favorito en la nevería o que hayas llegado a tiempo a tu trabajo; que la peli que fuiste a ver haya sido sorprendente, o simplemente que el insomnio te haya dado tregua y entonces tuviste 8 grandiosas horas de sueño. Usa oraciones sencillas, de una sola línea. No lo hagas difícil; es un diario, es tuyo, no se trata de escribir un ensayo. Practícalo así durante un par de meses. Recuerda que no tienes que escribir diario, pero si te nace, hazlo. 

 

El segundo paso es dirigir el ejercicio hacia las personas que agradeces que formen parte de tu vida. Hay que olvidar las cosas, los hechos que te suceden individualmente. Enfócate en las personas que trascienden tu vida, personas reales, de carne y hueso, cercanas a ti. Tu madre, tu padre, tus hijos, tu pareja, tus amigos. Pon sus nombres en tu diario. Eso te ayudará a reflexionar sobre lo que sería tu vida sin ellos. 

 

La escritura ayuda a organizar los pensamientos y facilita la integración, ayuda a aceptar las experiencias y ponerlas en contexto; es por eso que un diario funciona como herramienta de sanación y de felicidad porque, en esencia, nos permite ver el significado de los eventos que ocurren a nuestro alrededor y crear significado en nuestra propia vida. Una clave en este sentido es aprender a saborear las sorpresas. Trata de registrar eventos que fueron inesperados o sorprendentes, ya que tienden a suscitar mayores niveles de gratitud. Toma una libreta y comienza con tu diario de gratitud; te decimos nuevamente: no exageres, no tienes que anotar todos los días eventos maravillosos. Te recomendamos una anotación semanal. Después de , palabras de Eckhart Tolle: 

Es a través de la gratitud por el momento presente que la dimensión espiritual se abre. 

 

Te puede interesar: Sencilla meditación para dar gracias

 

Con información de Greater Good

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD:

¿Te animas a cultivar la gratitud este año a través de un diario?

Te podría interesar

Te podría interesar