Científicos comprueban que la ansiedad afecta nuestra percepción de la realidad

Harmonía / 2016-10-12

La mente de una persona ansiosa le puede jugar malas pasadas y cambiar su manera de ver el mundo hasta el punto de deformar la realidad, ya que la ansiedad conlleva temor, miedo ante la incomprensión de cómo funcionan las cosas. Pero tal vez un nuevo tratamiento pueda allanar la situación, ya que la ansiedad es paralizante: los pensamientos llegan de manera incontrolable, el ritmo cardiaco aumenta, la respiración se sofoca, el miedo se hace presente hasta convertirse en pánico. 

 

Además, no es algo raro, muchos famosos han padecido de ello incluyendo: Jennifer Lawrence, Emma Stone, Brian Wilson, Taylor Swift, Van Gogh, Emily Dickinson. La ansiedad afecta el estado emocional de las personas y complica la interacción de éstas con el mundo. Eso muchos lo sabemos, pero lo que no sabemos es que durante el estado de ansiedad nuestra visión del mundo y sistema de creencias se altera. Esto incluye, por ejemplo, nuestras afinidades políticas, y todo eso pasa sin que estemos plenamente conscientes de ello.

 

En pocas palabras, la ansiedad afecta la manera en que procedemos, nos centramos y vivimos el día a día. La distorsión que padece una persona ansiosa la lleva a tomar decisiones probablemente equivocadas, con miedo y agobio, ante situaciones que no comprende precisamente por su ansiedad. La ansiedad nos hace perder el foco de lo importante. O nos hace no tener foco, no ser capaces de poner atención a ninguna cosa, ya que nos es imposible comprender lo que realmente sucede.

 

Un estudio realizado en 2009 demostró que la ansiedad nos hace entender las cosas de manera sesgada. O no entenderlas. La investigación se llevó a cabo con una muestra de personas ansiosas y no ansiosas, a las que se estimulaba visualmente con palabras y rostros de gente blanca y de origen árabe. Ante palabras como “bomba” y “terrorismo”, la gente ansiosa mantenía su atención, se registraban sus movimientos oculares sobre los rostros árabes, lo cual indicaba un estado de alerta o vigilancia. Esto no sucedía con las personas no ansiosas. 

 

Por una parte este experimento sugería que las personas ansiosas tendían a gravitar en torno, a razón de su miedo y preocupación, hacia las políticas de derecha e identificarse como conservadores. Por otra parte, que la ansiedad hace que la gente pueda aceptar con más facilidad medidas totalitarias. Es decir que la ansiedad trastoca lo que pensamos y creemos. Pero no todo está perdido, existen diferentes tipos de entrenamiento que pueden ayudarnos a reducir la ansiedad, uno de ellos es conocido como el ABTM o Entrenamiento de Modificación de Atención con Sesgo. 

 

Este entrenamiento consiste en una aplicación para los teléfonos celulares desarrollada por la Clinical Psychological ScienceLa aplicación es un juego con bases científicas que puede reducir la ansiedad en personas estresadas. El juego se basa en un tratamiento cognitivo que capacita a las personas para ignorar un estímulo evaluado anteriormente como amenazante y centrarse en el cambio a uno no amenazante. Esta investigación ha demostrado que es posible reducir ansiedad y estrés, y con ello ayudar a las personas a entender de una forma más efectiva la realidad.     

 

¿Padeces ansiedad? Compártenos tu experiencia, nos encantará saber de ti. 

 

Con información de la BBC

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD:

Te podría interesar

Te podría interesar