Cantar villancicos ayuda a reducir el estrés ¡en serio!

Paulina Sánchez / 2017-12-21

Aunque esta temporada se disfruta mucho por todas las celebraciones, también conlleva una cantidad enorme de estrés: hay más tráfico, tienes que hacer compras para la cena de Navidad, quieres conseguir el regalo perfecto para esa persona especial, debes tener un desempeño laboral perfecto en la oficina para cumplir los objetivos antes del cierre de año... Afortunadamente, hay algo divertido que puedes hacer para que la presión y el estrés no acaben contigo: cantar.

 

Según los expertos, tus recuerdos de experiencias pasadas y algunos factores del entorno sirven como gatillos que disparan en tu mente la aparición de una melodía familiar, la cual, por cierto, tiendes a cantar una y otra vez a lo largo del día. Esto se debe a que la música está codificada de tal manera que retoma aspectos emocionales y connotaciones que das a las canciones a partir de tus experiencias. Por eso aparece de forma involuntaria en tu mente cuando alguna actividad, decoración o situación dispara su recuerdo.

 

En la Navidad, por ejemplo, prácticamente en todas partes vemos elementos que nos recuerdan ciertas melodías. Decoraciones, árboles navideños, el clima… todo ello nos puede inspirar a cantar Rodolfo el Reno aparentemente de la nada. Aunado a ello, cuando nos sentimos estresados, nuestra mente busca herramientas naturales para reducir la ansiedad y la preocupación. Curiosamente, las vibraciones musicales son perfectas para esto. Producir un sonido lleva una parte íntima de tu ser al exterior y te permite liberar energía. Además, cantar libera endorfinas –relacionadas con sentimientos de placer– y oxitocina, una hormona que ayuda a aliviar la ansiedad y el estrés. Por eso, una vez que se dispara en tu mente el recuerdo de una tonada navideña, inevitablemente te pones a cantar, y cantar, y…

 

Cabe recordar que, para muchas personas, la Navidad también trae ciertos recuerdos tristes. Además, la falta de luz solar así como el clima frío causan una reducción en los niveles de serotonina en el cerebro, lo cual vuelve a las personas más propensas a la depresión estacional. La buena noticia es que los estudios han descubierto que cantar reduce los sentimientos de depresión y soledad. De hecho, los científicos aseguran que la música ha evolucionado como una herramienta para la vida social. Por ello, cantar en grupo funge como un tipo de recompensa por unirse a otras personas de manera cooperativa y solidaria, contrario a mantenerse solo y aislado.

 

Ahora que lo sabes, canta en las reuniones que tengas con amigos y familia o únete a los coros que cantan villancicos y cosecha los beneficios de la música. Hacerlo es benéfico para la salud en cualquier época del año, pero si el entorno te invita de mil maneras a hacerlo, ¡pues hazlo!

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD:

Nuestras notas más leídas que te pueden interesar...