Autoscopia: cuando el cerebro miente a la persona

Harmonía / 2017-10-11

El cerebro humano es sumamente complejo. Aunque sus funciones son impresionantes y perfectas, también existen momentos en los que parece haber una especie de falla en el sistema, y esto tiene efectos en el pensamiento y el cuerpo.

 

Un ejemplo es la autoscopia, una especie de “mentira” del cerebro al cuerpo que hace que un individuo sienta que se puede percibir de manera externa, es decir, como si se viera a sí mismo “desde afuera”.

 

La autoscopia se percibe dentro de la subjetividad de la persona, la cual tiene sensaciones extracorpóreas: puede ver su cuerpo desde otra perspectiva y sentir que sale del mundo. Puede ser que el sujeto vea su propio cuerpo sin reconocerlo o que sí lo identifique; también puede ocurrir que tenga la sensación de estar cerca de otro cuerpo que no es el suyo aunque no lo vea, o que vea a su doble sin estar del todo seguro de si puede reconocerlo.

 

Esto ocurre por diversos motivos. Algunos pueden ser la falta de sueño, enfermedades con fiebre, lesiones neurológicas, consumo de drogas alucinógenas o un desequilibrio transitorio de ciertas sustancias en el cuerpo.

 

La autoscopia puede ocurrir debido a la flexibilidad con que nuestro cerebro percibe su propia presencia corporal. Por eso insistimos en que la mente es un órgano perfecto que funciona de muchas formas y en muchos niveles todo el tiempo, tanto que ni siquiera lo notamos en el día a día. Sin embargo, en algunos momentos pueden ocurrir pequeños detalles que generan un cambio enorme en la perspectiva que tenemos del mundo, y eso hace bastante interesante el estar vivo.

 

Con información de Psicología y mente

Nuestras notas más leídas que te pueden interesar...

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD: