Autolesiones: todo lo que siempre quisiste saber pero no te atrevías a preguntar

Harmonía / 2017-04-04

Se le llama autolesión a toda conducta que tenga como finalidad causarse daño a uno mismo: golpes, quemaduras, cortadas, pellizcos, arañazos, etc. Es una conducta mucho más común de lo que nos imaginamos: cerca del 10% de la población se ha autolesionado alguna vez (según el Instituto Nacional de Psiquiatría), sobre todo durante la adolescencia y la pubertad. Las autolesiones no son una enfermedad en sí misma sino un síntoma de algún otro trastorno y, al contrario de lo que se cree, las personas que se autolesionan no necesariamente cometen o piensan en cometer suicidio. Por el contrario, el suicidio busca terminar con el dolor, mientras que las autolesiones buscan ocasionarlo, algunas veces como distracción o para crear la ilusión de que se tiene control sobre uno mismo. 

 

Los principales motivos de las autolesiones son:

  • Para castigarse, debido a sentimientos de culpa o baja autoestima. Muchas veces, las autolesiones son producto de sentimientos de odio o rencor hacia uno mismo.
  • Para mitigar el dolor emocional. Cuando existe un dolor emocional muy fuerte, ocasionado por una pérdida o por estrés postraumático, muchas personas tienden a herirse para distraer su pena con dolor físico.
  • Como conducta presuicida. Algunas autolesiones en realidad son "pruebas" o señales de que la persona planea suicidarse. No todas las autolesiones lo son, sólo de un 4 a 10%.
  • Para sentir que se tiene control sobre situaciones que causan angustia o ansiedad. Muchos individuos se autolesionan para afirmar una necesidad de control sobre sí mismos cuando otros aspectos de su vida se encuentran fuera de sus manos.
  • Para llamar la atención o causar culpa en los demás. Las autolesiones son una herramienta de chantaje muy efectiva; sin embargo, no todas las autolesiones ocurren por esto y hay que tener mucho cuidado para saber distinguir, pues muchas veces se puede llegar a minimizar un problema serio.

 

Una persona cercana a mí se autolesiona, ¿qué puedo hacer?

Si tú o una persona cercana a ti practican esta conducta es muy importante que busquen ayuda profesional. Las autolesiones siempre son un síntoma de un problema más serio; no obstante, al ser muy llamativas pueden causar vergüenza y convertirse en tabú; no permitamos que esto suceda. Los individuos que se autolesionan temen que los demás crean que están "locos" y evitan hablar de ello o pedir ayuda, por lo que terminan padeciendo en silencio. Hablar de ello y reconocer la situación es el primer paso para mejorar. 

 

Otras cosas que pueden ayudar a dejar de sentir la necesidad de autolesionarse son:

  • Llevar un diario de emociones, al cual acudir cuando te asalten pensamientos de hacerte daño. Escribir todo lo que sientes en el momento.
  • Hablar con algún amigo o familiar, aunque no necesariamente de las autolesiones; cualquier tipo de compañía es de gran ayuda.
  • Hacer ejercicio físico hasta quedar agotado: correr, andar en bicicleta, golpear un saco de box...
  • Comer algo muy picante o muy amargo para canalizar la energía.
  • Tomar un periódico y hacerlo cachitos o dibujar encima de las caras de las personas en las revistas. 
  • Ordenar tu clóset, tu librero o tu cocina, o buscar tareas repetitivas o relajantes como colorear mandalas.

 

Además, este sitio de internet también puede ofrecerte ayuda en línea.

 

Recuerda: una persona que se autolesiona necesita apoyo y comprensión, no juicios ni reacciones escandalosas. No está "loca", tiene un problema; las autolesiones son síntomas físicos de un padecimiento, como las ronchitas en la varicela. Actúa con comprensión y apóyala.

Nuestras notas más leídas que te pueden interesar...

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD: