Meditación: activa tu fuego y conecta con el eclipse

María Elena Esparza / 2017-02-23

Pocos fenómenos astronómicos son tan impresionantes como los eclipses solares. Este 26 de febrero ocurrirá un eclipse del anillo de fuego con la Luna en Piscis que, a pesar de que sólo será visible en el cono sur de Sudamérica y parte de África, nos influye a todos energéticamente. ¡No hace falta verlo cuando puedes sentirlo!

 

Los eclipses anulares suceden cuando la luna nueva no está tan cerca del Sol como para cubrirlo por completo, pero su sombra se proyecta de tal forma que deja al descubierto un anillo radiante alrededor de la parte oscura. El de este domingo empezará a las 12:10 del día, tendrá su clímax a las 2:58pm y culminará a las 5:35pm, tiempo universal (6:10am – 8:58am – 11:35am, tiempo de la Ciudad de México).

 

Y es un momento perfecto para realizar una meditación que podría parecer contradictoria: activar nuestro fuego interno y apaciguar nuestro ego. Llevaremos a nuestro microcosmos lo que sucede en el macrocosmos: la Luna “apaga” casi todo el Sol, pero deja al descubierto su brillo exterior.

 

Para poder aprovechar al máximo el poder de este evento a través de la meditación, considera que el fuego como elemento habita en tu tercer chakra o manipura, situado a la altura del ombligo, su mantra es “ram” y está asociado con la voluntad, la individualidad y el mundo material. Piscis, el signo con el que coincide el eclipse anular, es mágico, esotérico y acuoso. ¿Fuego con agua? Así es, te dije que habría contradicciones… pero no hay problema, se trata de encontrar balance y darles su espacio.

 

Finalmente, también es buena oportunidad para limpiar nuestro cuerpo. Considera prepararte desde hoy a nivel alimenticio: aumenta tus porciones de frutas y vegetales, reduce lo de origen animal, toma mucha agua y elimina el alcohol. Ojo: no es una dieta para pasar hambre, es un ritual para purificar.

 

Ahora sí, a la meditación.

 

1. Siéntate con las piernas cruzadas y la espalda erguida, cierra tus ojos y empuja el ombligo hacia adentro; visualiza ahí un punto de luz amarillo, el color de tu tercer chakra.

 

2. Haz un puño con tu mano derecha, envuélvelo con la izquierda y presiona con este mudra tu ombligo: siente tu pulso, tu calor, tu fuego. Percibe cómo cada inhalación tiene fuerza para empujar tus manos y la exhalación les permite profundizar más.

 

3. Encuentra tu intención: ¿qué necesita de tu voluntad para concretarse? Piensa en algo que quieras lograr y dedícale esta meditación.

 

4. Mantén tus ojos cerrados y la respiración nasal, pero ahora usa la exhalación para cantar el mantra “ram”. Hazlo fuerte y claro, sin pena. 10, 20… 108 veces, todas las que puedas. Termina poco a poco, baja el volumen hasta que ya no te escuches.

 

5. Ahora, sepárate de tu intención. Déjala ir, no te aferres a ella; permite que su camino fluya como el agua para que suceda cuando deba. Suelta los puños y deja tus manos reposar sobre las rodillas, relaja el ombligo.

 

6. Piensa en la relación del fuego con el agua, ¿cómo lograr que no se apague, pero que tampoco te queme? Como el Sol, que mantiene su brillo aunque recibe la sombra de la Luna. Como el ego, que fortalece la individualidad sin querer imponerse o dañar a otros.

 

7. Cierra con una reverencia, palmas juntas y cerca del corazón.

 

NAMASTE.

 

Te puede interesar: Eclipse del anillo de fuego

Nuestras notas más leídas que te pueden interesar...

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD:

¿Cuál fue tu experiencia al realizar la meditación?
¿Qué opinas de estos fenómenos astronómicos?