7 tipos de terapia psicológica. ¿Cuál es ideal para ti?

Harmonía / 2016-07-11

Muchas personas escuchan la palabra psicólogo y se imaginan a alguien tumbado en un sofá contándole sus penas a otra persona que probablemente se quedó dormida. Lo cual luce así:

 

Sin embargo, en el mundo de la terapia psicológica existen muchas formas de abordar un mismo problema y cada persona se puede sentir más cómoda en un enfoque que se acerque más a sus intereses y personalidad. Si alguna vez te has preguntado qué tipo de terapia es para ti o incluso si quieres conocer más sobre el tema, sigue leyendo.

 

Tipos de terapia psicológica

 

Terapia psicoanalítica

Tiene su origen en el modelo teórico propuesto por Sigmund Freud, padre del psicoanálisis. Explica el comportamiento de los seres humanos basándose en los conflictos inconscientes que se originan en la niñez. Para entender los pensamientos disfuncionales, este tipo de terapia enfatiza los impulsos instintivos que son reprimidos por la conciencia y que permanecen en el inconsciente, afectando al sujeto. Algunos de sus mecanismos son la interpretación de los sueños, los actos fallidos, la asociación libre (catarsis emocional), mecanismos de defensa, entre otros que buscan que el paciente se exprese por completo mientras que el psicoanalista determina qué factores de lo mencionados reflejan un conflicto inconsciente.

 

Psicoterapia psicodinámica

Sigue la línea del pensamiento psicoanalítico de la posmodernidad. Es decir, también busca ayudar al paciente mediante la autoconciencia de sus motivos y conflictos ocultos, pero en la psicoterapia psicodinámica el terapeuta asume una posición activa: da consejos, refuerza ciertos aspectos, interviene con técnicas de apoyo, etc.

 

Terapia cognitivo-conductual

Con la idea de que los pensamientos, creencias y actitudes afectan los sentimientos, emociones y comportamientos, esta terapia combina métodos de la terapia cognitiva con la terapia conductual. Consiste en dotar al paciente de herramientas para afrontar mejor los problemas luego de identificar sus patrones de pensamiento disfuncionales, los cuales se analizan a través de las conductas consideradas desadaptativas, donde el terapeuta averigua los factores responsables de éstas. Una vez detectada esta primera parte, se utilizan técnicas cognitivo-conductuales como el entrenamiento en habilidades sociales, técnicas expositivas, de resolución de problemas y reestructuración cognitiva, entre otras.

 

 

Terapia humanista

Este tipo de terapia surgió a mediados del siglo XX a través de las propuestas de Abraham Maslow y Carl Rogers. Está fuertemente influenciada por la fenomenología y el existencialismo al remarcar el hecho de que nunca experimentamos una realidad en sí, sino sólo lo que vivimos mediante nuestra subjetividad, al mismo tiempo que reflexiona sobre la existencia humana. Para esta terapia, el individuo es un ser consciente, intencional y en constante desarrollo, cuyas representaciones mentales y estados subjetivos en su búsqueda existencial son una fuente válida de conocimiento sobre sí mismo.

 

Terapia Gestalt

Fue desarrollada por Fritz Perls, Laura Perls y Paul Goodman en los años 40. Es un tipo de terapia humanista que toma en consideración las necesidades y potencialidades del ser humano y se basa en el principio básico de la Psicología de la Gestalt “el todo es más que la suma de las partes”. Estos terapeutas utilizan técnicas experienciales y creativas para mejorar la autoconciencia, la libertad y la autodirección. Prestan atención al momento presente, el autoconocimiento emocional y corporal, a las dimensiones sensoriales, afectivas, intelectuales, sociales y espirituales. Es decir, ven al paciente como una experiencia global.

 

Terapia sistémica

Tiene en cuenta la representación de la realidad desde una perspectiva holística donde lo importante son las relaciones y los componentes que surgen para el paciente a partir de ellas, formando una especie de sistema. Tiene un enfoque más práctico que analítico por lo que se centra en identificar los patrones disfuncionales dentro del comportamiento de un grupo de personas y busca redirigirlos, más que analizarlos. Su meta es el equilibrio entre todos los miembros del sistema y puede emplear herramientas como la hipnosis o la terapia narrativa.

 

Terapia Mindfulness

Retoma conceptos de la filosofía budista y de la Terapia de Aceptación y Compromiso (ACT) –la cual busca resignificar las experiencias del paciente y acercarlo al momento presente. El Mindfulness quiere que los participantes adquieran una calma y consciencia que les ayude a autorregular su comportamiento y a conocerse mejor, al mismo tiempo que consiguen aceptarse tal y como son. Se trata de encontrar un método para gestionar las emociones y actitudes con atención plena, compasión, y conocimiento y aceptación de uno mismo.

 

Acudir a terapia puede beneficiar el equilibrio emocional de cualquier persona. La idea de que pedir ayuda a un profesional es exclusivo de personas con problemas o debilidades es falsa. Las herramientas que una terapia puede aportar benefician la adaptación a cualquier situación compleja que se pueda presentar en el futuro de la persona y ayuda a descubrirse y aceptarse por completo.

 

Fuente: Tipos de terapias psicológicas

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD:

Te podría interesar

Te podría interesar