6 pasos para potenciar tu desarrollo y lograr lo que deseas

Harmonía / 2016-11-17

Todos alguna vez hemos fantaseado con tener superpoderes ya sean físicos o mentales, o ambos, pero una vez terminada la fantasía regresamos al mundo real y con frecuencia nos sentimos desangelados por lo que percibimos como nuestras limitaciones. Sin embargo, cada ser humano es como una semilla de increíble potencial, que podría dar como resultado primero un tímido brote y después una frondosa planta o un árbol de frutas. Es decir, puede que a veces nos sintamos pequeños e insignificantes, pero no hay necesidad alguna de quedarnos ahí, ya que en realidad hay muchas cosas que podemos hacer para trascender nuestras limitaciones. Estos son algunos tips que pueden ayudarte a potenciar tu poder mental:

 

 

1. Cambia tu actitud con respecto a ti mismo

Todo empieza contigo; es duro, pero cierto. La parte difícil de esto es que de alguna manera deja de lado todos los pretextos que nos ponemos para crecer, pero por otro lado te da un poder de acción fantástico sobre tu vida. La actitud que tengas con respecto a ti mismo define cómo te sientes, cómo te comportas, qué retos decides tomar, qué cosas evitas y en resumen qué oportunidades te das para crecer. Así que date la oportunidad de hacer una introspección sincera y descubrir qué es lo que realmente piensas de ti y cómo te hace sentir eso. Quizá haya cosas hermosas y otras terribles; no las juzgues, sólo contempla y acepta lo que es. 

 

 

2. Cambia tu actitud con respecto a los demás

Una vez realizado el primer paso, puedes comenzar a comprender cómo las ideas que tienes sobre ti mismo afectan en cómo te relacionas tanto con tu entorno como con las demás personas. Nuevamente, quizá descubras que tienes más habilidades en este sentido de las que hasta ahora has creído, pero también puede que descubras zonas sombrías de tu personalidad o tus ideas y cómo puedes llegar a ser desconsiderado con otros. Recuerda que juzgarte o castigarte por ello no va a mejorar nada; lo mejor que puedes hacer, aunque también sea lo más difícil, es contemplarlas, aceptarlas, comprenderlas y dejar que tu propia voluntad de ir más allá de tus limitaciones te muestre cómo puedes cambiar cada una de esas actitudes para relacionarte armónicamente. 

 

 

3. Plantéate una meta específica que te motive

El punto medular aquí es que sea lo más específica posible, tanto en el tiempo como en el espacio, y que tengas una forma tangible y práctica de saber que has llegado a la meta o que la estás cumpliendo. Una vez que tengas tu meta no dejes que te agobie lograrla, simplemente con fuerza y confianza haz algo todos los días que te acerque a ella. Permite que el sentido de propósito llene todos los días de tu vida y guíe tus prioridades. Mientras alineas todas tus acciones y pensamientos hacia tu meta, siente cómo también se integra tu energía física y mental. 

 

 

4. Diseña una estrategia

La vida es un juego y claro que tenemos derecho a divertirnos pero, si queremos sacarle mayor provecho, necesitamos una estregia. Esto quiere decir que sin dejar de vivir en el momento presente necesitamos tener en cuenta las posibles consecuencias de nuestras acciones y también abrirnos a posibilidades distintas. La flexibilidad será una de tus mejores aliadas. 

 

 

5. Adquiere habilidades  nuevas

Para lograr aquello que deseas es posible que necesites aprender cosas nuevas, ya sean técnicas, teóricas o emocionales. Identifica aquellas habilidades necesarias para cumplir tu misión; puedes escribirlas en una lista, y luego plantéate formas de desarrollar cada una. Quizá algunas puedas adquirirlas de manera autodidacta, pero puede ser que para otras necesites un maestro, algún curso o capacitación. Infórmate al respecto y simplemente dale seguimiento a tu plan un día a la vez. 

 

 

6. Toma tu tiempo

Generalmente somos impacientes y queremos las cosas de inmediato. No obstante, todo toma su tiempo y de la misma manera en que la semilla de la que hablábamos al principio requiere de tiempo y condiciones para crecer hasta convertirse en un árbo frutal, tú necesitarás pasar por un proceso de transformación. Quizá a veces te haga falta paciencia pero, si mantienes tu meta en mente y decides en base a ella, la espera adquirirá sentido. Siéntete agradecido por esta oportunidad de crecer día a día. 

 

 

También te puede interesar: 5 claves de la neurociencia para tu vida cotidiana

 

 

Con información de Inc 

Nuestras notas más leídas que te pueden interesar...

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD:

¿Qué te gustaría lograr?