5 tips para empezar a meditar

/ 2016-02-12

La meditación tiene muchas ventajas, incluyendo un sentimiento de bienestar general, felicidad, menor riesgo de sufrir infartos, aneurismas y fallas renales. Además es un aliado en el manejo del estrés y ayuda a mejorar la concentración.  Hay muchas formas distintas de meditar, algunos hacen uso de la visualización, otros recomiendan la entonación de mantras. Tantas opciones pueden ser intimidantes y confusas. Si pasan los días y tú sigues sin saber cómo empezar a meditar estos tips te van ayudar a remediarlo.  

 

1. No esperes a “tener tiempo” 

Cuando estamos estresados sentimos que no hay tiempo para nada. Sin embargo, es en esos momentos cuando más necesitamos hacer una pausa para aclarar nuestra mente y nuestras emociones. Recuerda que meditar cinco o diez minutos es mejor que no  meditar nada y para hacerlo no necesitas tener un cojín especial o realizar una ceremonia muy elaborada. De hecho puedes meditar en una silla, sólo siéntate de tal forma que puedas sentir las plantas de los pies firmemente apoyadas sobre el piso. Mantén tu espalda recta pero sin tensión y mueve suavemente tus hombros primero hacia arriba y luego hacia atrás para abrir ligeramente el pecho, ya que eso te permitirá respirar mejor. Coloca tus manos cómodamente sobre tus muslos y cierra los ojos dejando descansar tus párpados. 

 

2.  Concéntrate en tu respiración

Contempla como tu inhalación se transforma en exhalación una y otra vez. No intentes controlar tu respiración para hacerla más corta o más larga, sólo obsérvala tal y cómo es. Nota como emergen tus pensamientos  y déjalos ir.  Sólo inhala y exhala, sin retener ni rechazar. No intentes pensar en nada, ni dejar de pensar, sólo observa. 

 

3.  Abre tu sentido del oído

Cuando estamos sentados con los ojos cerrados es muy común distraernos por los ruidos circundantes. Lo más recomendable en estos casos es utilizar la atención global para percibir  los diferentes sonidos como un todo en lugar de enfocarnos en ellos por separado. Sólo mantente relajado y receptivo mientras percibes cómo las capas de los sonidos lejanos y cercanos se funden en una impresión general. 

 

4. No te duermas, mantente presente

Es cierto que la relajación es uno de los elementos clave en la meditación, pero si sólo te relajas lo más probable es que te quedes dormido. Para evitarlo recuerda que meditar no es caer en un estado de trance o sopor, sino de cultivar un estado de alerta. Si te da sueño, vuelve a tomar tu postura y a observar tu respiración. 

 

5. Inspírate

Una forma de mantenerte constante en tu práctica de meditación es encontrar símbolos, palabras, citas, imágenes que te recuerden porqué lo haces y te ayuden a continuar. A veces algo tan sencillo como encender una vela o una vara de incienso pueden evocar un sentimiento de calma creando mejores condiciones para tu práctica. Periódicamente, vale recordar las palabras del Dhammapada, uno de los textos budistas más reverenciados:

 

Los estados mentales están precedidos por la mente, liderados por la mente, creados por la mente. Si uno habla o actúa con mente pura, de aquí la felicidad lo sigue a uno como la sombra que no se aparta”. 

Nuestras notas más leídas que te pueden interesar...

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD: