5 pasos para establecer una práctica diaria de meditación

Harmonía / 2017-04-20

La meditación tiene múltiples beneficios para todos los aspectos de nuestro ser, ya que esta práctica disminuye el latido cardíaco, la presión arterial, cambia la actividad cerebral y las zonas donde ocurre, y tiene un efecto positivo en el ánimo. La mejor manera de obtener sus beneficios es practicando diario, aunque sea brevemente. De hecho, es mucho mejor abordar la meditación de esta manera que insistir en hacerlo por largo tiempo pero muy esporádicamente. Estos consejos te pueden ayudar a comenzar a establecer tu práctica de meditación: 

 

1. Establece el tiempo que le vas a dedicar a la meditación

Debes de tener en claro a qué quieres comprometerte. Es importante saber que la práctica de meditar requiere de cierta responsabilidad. Si necesitas identificar la prioridad de esto, te recomendamos escribir los beneficios de llevar a la práctica este ejercicio. No se trata de meditar por meditar, sino de comprometerte a hacerlo porque ello le ayuda a tu vida. 

 

2. Respeta tu tiempo de meditar

Ya que tienes un horario establecido de meditar, lo menos que puedes hacer es respetarlo. Tampoco te pases de ese lapso. Si comienzas por ejemplo a las 5pm y estableciste que terminarás a las 6pm, no te extiendas. No tiene ningún caso resarcir el tiempo que no meditaste el día anterior. 

 

3. Administra tu tiempo de meditar

Asegúrate de que tienes todos los elementos necesarios para meditar. Hazlo desde el principio para que no encuentres pretexto para no hacerlo. De esta manera no perderás tiempo. Si meditas 10 minutos al día, seguramente lo harás de forma completa. Si no tienes los recursos necesarios para llevar a cabo el ejercicio, el tiempo de meditación no estará completo. 

 

Te puede interesar: Meditación de 1 minuto para empezar tu día libre de tensiones

 

4. Si vas a meditar, medita

Si decidiste practicar la meditación, hazlo. Si no sabes cómo hacerlo, investiga o asiste a clases donde puedas conocer la forma de practicarla. No simules que lo haces. 

 

5. Consiéntete

La práctica de la meditación merece una recompensa, ya que incluyes un nuevo patrón en tu vida. Puedes incorporar a tu dieta inmediata el ejercicio; por ejemplo, una taza de té que te guste o alguna nueva fruta de tu agrado. El caso es que tu cuerpo entienda que hay una recompensa después del esfuerzo. Tu organismo lo agradecerá, te lo aseguramos.

 

Con información de Lion’s Roar

Queremos ayudarte a encontrar las mejores ofertas enfocadas en bienestar durante El Buen Fin.

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD:

¿Meditas?
Dinos cómo la meditación ha influido en tu vida