5 pasos para el diseño de una intención: ¿sabes cuáles son las tuyas?

Blanca Amezcua / 2017-10-20

Una dirección clara es vital para darle forma a todo aquello que queremos lograr. Nos permite cambiar las estrategias cotidianas que nos llevarán al logro de nuestros objetivos. Esto no se traduce en rigidez ni planeación extrema, ya que uno de los ideales es que podamos aprender a fluir y a aceptar la vida tal y como es. Sin embargo, no estamos acostumbrados a poner atención en el diseño de nuestras intenciones. 

 

En mi caso, aprender a diseñar mis intenciones cambió la aproximación que tengo con el mundo. Me ha llevado a profundizar en mi meditación, al tiempo que me ha proporcionado claridad sobre diferentes ámbitos de mi vida. Me ha permitido mantenerme en el presente, entendiendo quién soy y hacia dónde voy.

 

Existen grandes maestros y autores que hablan sobre el poder de la intención. Basta con hacer una búsqueda en la red para que aparezcan múltiples conceptos e ideas. Es importante resaltar que la clave para la integración de cualquier técnica es poder experimentarla con persistencia, disciplina y paciencia; claro, desde el corazón.

 

En la inmediatez de la información esperamos resultados automáticos, cuando en realidad se requiere tiempo para llegar a su esencia. Al final, la práctica constante y confiar en el proceso dará como resultado una receta personalizada gracias a los resultados obtenidos por el proceso de experimentación, en el que descubriremos qué nos funciona y qué no.

 

Hoy les quiero compartir el resultado de mi proceso de los últimos años, el cual irá cambiando conforme vaya avanzando en mi camino. Es una mezcla de las enseñanzas que me han inspirado a lo largo del tiempo y la guía de los maestros que he tenido la oportunidad de tener.

 

1. CLARIDAD MENTAL

Es importante utilizar la mente como una herramienta que nos permite establecer la dirección y en dónde pondremos el foco de nuestra atención, tanto en el día como en las intenciones a mediano y largo plazo. En lugar de dar bandazos sin definición, nos permitirá concentrar la energía en lo importante. Cuando tenemos una dirección definida, podemos tomar decisiones con mayor facilidad al preguntarnos si la situación contribuye con nuestra intención o no, lo que nos ayudará a ser más conscientes de nuestro proceso.

 

2. CONEXIÓN CON EL CORAZÓN

Diversos estudios demuestran que el corazón está conectado con el cerebro por diferentes vías, desde la neurológica hasta la biofísica, bioquímica y energética. Si tomamos en cuenta esta última, podríamos ver al cerebro como el vehículo y al corazón como la antena que nos ayuda a conectar con frecuencias universales. Retomando a Abraham Hicks, autor de Ley de la atracción, "el universo no escucha lo que le dices, sólo siente la vibración que ofreces”. Entendiendo que somos diferentes rangos de frecuencias y que cambiamos nuestra vibración cada momento –incluso nos podemos dar cuenta, con el ritmo cardíaco, cuando se manifiesta una emoción–, es importante que hagamos conciencia sobre las frecuencias con las que nos queremos conectar, desde el corazón visto como un portal de conexión con el universo.

 

3. INCLUYE A TODO TU SER EN PRESENCIA PLENA

Mientras permanecemos en el momento presente, podemos acceder a nuestro ser más allá de la mente, esto es clave en el momento en el que estamos determinando la intención. Enfocarnos en el exterior no nos permite generar conciencia y contemplar la intención más allá de la personalidad. Para amplificar el efecto, es indispensable realmente conectar con todo nuestro ser con aquello que deseamos, utilizando el corazón como un portal de conexión.

 

4. REPETICIÓN

La reverberación en el tiempo y espacio es la herramienta más fuerte que tenemos. La transformación llega en olas y la repetición nos ayuda a limpiar todas las capas que hay. Si repetimos y trabajamos nuestra intención todos los días por un tiempo determinado, encontraremos cómo la intención se pasa por un proceso de purificación, lo que permite llegar a la esencia de todo aquello que queremos manifestar y removeremos las capas más obvias en torno a aquello que deseamos.

 

5. INCLUSIÓN

Si ofrecemos los frutos de nuestra intención en beneficio de todos los seres que están pasando por lo mismo, será mucho más poderosa, inclusiva y potente. Estaremos conectados con la energía universal a la que queramos acceder, y eso tiene un impacto expansivo. Tenemos que dejar de pensar que estamos solos y que lo que hacemos no tiene repercusiones en los otros. Todos estamos conectados con el universo, esa energía imperceptible está en nosotros, está en todos, por lo que técnicamente somos uno. 

 

MEDITACIÓN PARA CONECTAR CON TU INTENCIÓN

Una meditación sugerida para establecer una intención se podría conformar de estos sencillos pasos. Una buena recomendación es llevar un diario que te permita recordar todos los días lo que estás trabajando.

 

–Cierra los ojos y conecta con el corazón.

 

–Desde ese lugar, piensa en tu intención.

 

–Permanece presente mientras inhalas y exhalas de manera profunda.

 

–Incluye a todo tu ser mientras repasas tu intención con el corazón, no importa que se vaya transformando; entre más repeticiones tengas, más rápido llegarás a la esencia de lo que quieres manifestar.

 

–La duración depende de ti, usa tu intuición. Cuando creas que la intención está lista, lentamente abre los ojos.

Nuestras notas más leídas que te pueden interesar...

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD: