4 pasos para abrir nuevas posibilidades

Mercedes Páez / 2017-08-09

Seguramente alguna vez en la vida te ha pasado que piensas que las posibilidades se agotaron. Pero si partimos del hecho de que vivimos en un universo de infinitas posibilidades en el que sólo nuestra limitada visión de las cosas ha estado operando una y otra vez, podría ser que no vemos lo que no sabemos, pero eso no significa que no exista para mí.

 

La gente que tiene grandes alcances no es gente más inteligente ni excepcional, simplemente están abiertos a ver oportunidades, posibilidades, recursos. Su mente sale a buscar nuevas perspectivas ¡y las encuentra! Gente que rompe moldes, personas que han dejado una huella y que definitivamente se han atrevido a pensar en grande: Obama, Gandhi, Oprah, Mandela y Coco Chanel –que salió de un orfanatorio– están hechos del mismo material que tú y que yo, pero sus mentes han visualizado cosas diferentes, nuevas perspectivas y oportunidades donde nadie las veía. Aquí una lista de claves que podría apoyarte en tu deseo de llegar a diferentes niveles.

 

1. Cambia de perspectiva, deja de mantener la misma conversación viciada acerca de por qué no puedes. Tu mente estará reforzando con millones de pruebas las posibilidades de que no puedas y las razones de por qué no puedes.

 

2. Deja de ser tú. A manera de juego ensaya convertirte en otra persona, alguien a quien admires. Cómo se comportaría, qué haría, qué verías si fueras esa persona, cómo actuarías, qué responderías y qué sentirías. Después de todo, tu mente y tú te han llevado hasta donde estás ahorita. Tal vez si juegas con el personaje que crees que eres y le das la vuelta puedas encontrar diferentes formas de llegar a ese lugar que quieres.

 

3. Acércate desde la curiosidad a tu situación y empieza con preguntas como: ¿quién sería yo sin la historia que me he venido contando?, ¿qué es lo que no he visto porque me he contado esta misma historia repetidamente?, si hubiera un mensaje de evolución personal en esta situación, ¿cuál sería?; platícale tu historia a alguien que admires y que sepas que tiene una visión diferente para darte ideas, que te haga preguntas para que tengas que reordenar y explicar de nuevo mucho mejor, porque al tener planteamientos, la mente reacomoda las ideas para presentarlas.

 

4. Escribe la historia de tu situación; tómate un tiempo en un espacio tranquilo, prende una vela, agarra un cuaderno y deja que tu historia fluya libremente de tu mente a tu mano y se materialice en papel. Escribe tus juicios, tus enojos, tus limitaciones y observa a dónde te lleva cuando termines de materializarlo. Lo peor que puede pasar es que liberes un poco de energía en tu mente, lo mejor es que, sin siquiera darte cuenta, llegues a un desenlace mental acerca de lo que has tenido atorado en la mente.

 

Existen muchas herramientas para conectarte a este universo lleno de posibilidades como la meditación, la escritura, las terapias de barras, el coaching y muchas más. No estás solo en el camino.  

 

Si quieres saber más de la autora o contactarla, entra aquí, a su Facebook o a su Instagram. O bien, escríbele directamente a mercedeslifecoach@outlook.com si lo que deseas es recibir coaching ontológico.

Nuestras notas más leídas que te pueden interesar...

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD: