5 canciones para reconfortarte en tus momentos más tristes, según la neurociencia

Edmeé García / 2016-09-20

Si siguiéramos una lógica lineal tendríamos que decir que si alguien está triste, lo que lo alegrará será una canción feliz, pero esto no es exactamente así. En realidad cuando estamos tristes lo más común es que busquemos comfort en una canción triste. Cuando nos sentimos así secretamos una hormona llamada prolactina, la cual resulta un tranquilizado natural y de acuerdo al neurocientífico Daniel J. Levitin:

 

“La tristeza tiene una propósito fisiológico y puede ser una respuesta adaptativa que nos ayuda a conservar energía y orientar nuestras prioridades para el futuro  después de un evento traumático. La prolactina es liberada después del orgasmo, el nacimiento y durante la lactancia en las mujeres”. 

 

De tal manera que si estamos tristes y escuchamos canciones tristes nos calmamos, pero no sólo debido al efecto físico de las hormonas. También hay un componente psicológico, en los momentos de nuestra vida en que nos sentimos incomprendidos, solos o aislados lo que más nos satisface es una canción cuya letra y sonidos expresen exactamente esos sentimientos.  En palabras de Levitin:

 

“En las  sociedades pudientes del mundo, muchos adolescentes sienten que no encajan, que no están entre los populares. Se sienten solitarios y solos”. 

 

Y para ellos las canciones de alienación, marginación y falta de empatía funcionan tanto como canciones de amistad que los unen a otros que se sienten igual, como canciones de comfort, que calman un poco a quienes experimentan estas dificultades.  

 

“La buena música al igual que la buena poesía puede elevar la historia y dale un sentido universal. Algo más grande que nuestros problemas. El arte nos conmueve porque nos ayuda a conectarnos a verdades superiores, a un sentimiento de ser parte de una comunidad global, en resumen, sobre no sentirnos solos. De eso se tratan las canciones que nos reconfortan”. 

 

Esta capacidad de la música para calmar las emociones humanas existe en nosotros desde tiempos antiguos. Tanto que  está íntimamente relacionada con la estimulación de ciertas zonas  de nuestro cerebro. De hecho quizá el momento más temprano de nuestra vida en el que empezamos a experimentar tanto el mundo exterior como el poder calmante de la música, puede ser cuando aún en los brazos de nuestra madre escuchamos alguna canción de cuna. De acuerdo a los investigadores este tipo de canciones tienen como propósito no sólo calmar al bebé, sino también a la madre. 

 

Estos son algunos ejemplos de canciones clásicas que aunque no lo pareciera a primera vista, podrían ser reconfortantes,  precisamente porque son tristes:

 

1. “Everybody hurts”, R.E.M

Este sencillo del álbum “Automatic people”, tiene la capacidad de compartir la soledad y el desencanto, porque al final, a todos nos duele. 

 

 

2. “I don’t wanna talk about it”, Rod Stewart

A veces tamos tan heridos que no podemos hablar de ello, pero cómo nos gusta cantarlo. “Puedo decir por tus ojos que probablemente has estado llorando por siempre…”

 

 

3. “Going down slow”, Jeff Beck and Tom Jones

Varios grandes han hecho versiones de esta canción incluyendo a Led Zeppelin y Eric Clapton. Es un gran blues, un género que por excelencia nos reconforta al dejarnos expresar nuestras penas de manera creativa. 

 

 

4.  “Blue”, Joni Mitchell

A veces la tristeza es azul, esta canción de Joni Mitchell es el lienzo perfecto para hacer una obra maestra con dicho color. 

 

 

5. “Almost Blue”, Chet Baker

Este épico y melancólico estándar de jazz en la interpretación del trompetista, que también canta, es ideal para subtitularnos la tristeza. Sobretodo cuando casi en un susurro Baker entona:  “Casi tú, hay una chica y eres casi tú…”

 

 

¿Qué canciones tristes te hacen sentir mejor?

 

Con información de “El mundo en 6 canciones” de Daniel J. Levitin

 

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD:

Te podría interesar

Te podría interesar