Tres ejercicios para una respiración consciente

Harmonía / 2016-04-29

La respiración consciente beneficia el control del cuerpo y de las emociones, mejora la salud y ayuda a tomar decisiones con calma. Para conseguir este estado de paz y tranquilidad sólo necesitas practicar. Una importante virtud del cuidado de la respiración es que ayuda a reaccionar de forma adecuada ante situaciones de estrés, lo cual puede resultar en mejor calidad de vida e incluso mejores relaciones con las personas que nos rodean. Te dejamos 3 ejercicios que ayudan a comprender y medir nuestra respiración.

 

Respiración de la abeja

Este tipo de respiración ayuda a relajar el cuerpo y la mente al concentrarse en la calma interna.

 

Siéntate, cierra los ojos y tápate los oídos. Inhala despacio y profundamente por la nariz y al momento de exhalar emite suavemente un sonido similar al zumbido de una abeja con la boca cerrada y la mandíbula relajada. Concéntrate en la vibración del sonido. Puedes repetirlo varias veces y trata de permanecer un momento en silencio después de hacerlo.
 

 

Respiración diafragmática

Coloca una mano sobre el pecho y la otra sobre el estómago. Respira con normalidad y observa el movimiento de tus manos, ¿cuál se mueve primero? ¿Se mueven las dos? Si la primera en hacerlo es la del pecho, entonces estás respirando superficialmente, pero si es la del estómago significa que tu respiración es correcta y surge desde el diafragma.

 

Trata de observar este movimiento todos los días. Para encontrar el punto de respiración diafragmática puedes practicar acostada boca arriba con tus manos sobre las costillas. Intenta inhalar poco a poco por la nariz y observa como tus manos se levantan junto con tu abdomen. Suelta el aire despacio por la nariz y repite.

 

 

Respiración alterna

Coloca el dedo pulgar de tu mano derecha en la fosa derecha e inhala despacio por la fosa izquierda, exhala sin prisa por el mismo espacio. Cuando termines, cubre con tu dedo índice la fosa izquierda, inhala y exhala despacio por la fosa libre, que es la derecha.

 

Repite este ejercicio unas 20 veces por cada fosa nasal. La respiración alterna es una técnica que sirve mucho para momentos de estrés o nervios.

 

 

Cuéntanos si probaste estos ejercicios y cómo te sentiste después.

 

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD:

mente/