18 señales de que tu tristeza requiere ayuda profesional

Harmonía / 2016-07-06

Sin duda, vivimos en un mundo complejo. A lo largo de la vida es probable que encaremos más de una situación que desequilibre nuestra estabilidad emocional y pueda hacernos sentir tristes, enojados o inquietos. Esto es bastante común. Sin embargo, de acuerdo con la Encuesta Nacional de Epidemiología Psiquiátrica (ENEP) realizada en 2004, el 8.4% de la población mexicana ha sufrido al menos un episodio depresivo mayor en su vida. La misma investigación determinó que los 24 años es la edad promedio de inicio de este padecimiento y que las mujeres son más propensas a adquirirlo, pues de cada 100 personas aproximadamente 13 hombres y 21 mujeres desarrollan un cuadro depresivo en su vida.

 

Para ayudarte a distinguir entre un proceso de cambio emocional o duelo, el cual –aunque incómodo– reside en los límites de lo “normal” de una depresión, te decimos cuáles son las señales que debes tomar en consideración para recibir ayuda profesional.

 

En caso de duelo

 

  • Si has tenido pensamientos de suicidio que estén más allá del deseo pasivo de “estar muerto” o de poder reunirse con un ser querido que quizá no esté contigo.

  • Intensos sentimientos de culpa, provocados por las cosas que se hicieron o dejaron de hacer en el momento de la muerte de un ser querido.

  • Desesperación extrema o sensación de que por mucho que se intente, nunca se podrá recuperar el sentido de la vida.

  • Inquietud o depresión prolongada. Sensación de estar “atrapado” durante períodos de varios meses de duración.

  • Síntomas físicos como la sensación de tener un cuchillo clavado en el pecho o perder peso de forma significativa, así como cualquier amenaza al bienestar físico.

  • Dificultades continuas para desenvolverse en sociedad. Por ejemplo, incapacidad para conservar un trabajo, tener amistades o para realizar tareas domésticas y de la vida cotidiana.

  • Abuso de sustancias como drogas o alcohol. Sobre todo si se hace con la intención de desterrar el dolor de la pérdida.

 

En caso de depresión prolongada

 

  • Irritabilidad bajo varias circunstancias.

  • Dificultad para dormir o despertar.

  • Cambio significativo en el apetito, a menudo acompañado por la pérdida o aumento de peso.

  • Cansancio o falta de energía.

  • Sentimientos de inutilidad, odio y culpa.

  • Dificultad para concentrarse.

  • Movimientos lentos o muy rápidos.

  • Distanciamiento de las actividades que solían producir placer.

  • Sentimientos de desesperanza o abandono.

  • Pensamientos repetitivos de muerte o suicidio.

  • Pérdida de placer en actividades que solían provocarlo. Incluso la actividad sexual.

 

Aunque varios de estos síntomas pueden ser característicos de un proceso de duelo, por los cuales atravesamos varias veces a lo largo de nuestra vida, su presencia continua merece la atención de las personas que se identifican. Recibir ayuda es una decisión personal, pero poder reconocer nuestras propias necesidades y acudir, si es necesario, con un psicólogo o guía espiritual, es dar un paso importante para la búsqueda del bienestar integral.

 

Te recomendamos: Consejos para calmar los pensamientos negativos 

 

Fuentes:

Depresión

El muerto-vivo

Aprender de la pérdida

MedPlus

 

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD:

Te podría interesar

Te podría interesar