4 sencillos pasos para meditar en compañía de tu perro

Harmonía / 2017-02-23

Si acostumbras meditar, o quieres empezar a hacerlo, y tienes un perro en casa que te sigue a todos lados, ¿por qué no aprovechas su compañía para realizar una meditación a su lado?

 

Para meditar es necesario dejar a un lado las preocupaciones, para sacar de tu mente todo tipo de pensamientos y enfocarla en el aquí y el ahora. De esta manera puedes descansar, tener una mayor claridad en tus ideas y reducir los niveles de estrés, para lograr sentirte mejor. 

 

En este sentido, tu perro puede ser tu mejor compañía en ese momento de paz, relajación e introspección, ya que ellos no tienen preocupaciones y viven en el presente. Así que, tendrás que adoptar la filosofía perruna para meditar mejor. 

 

Además, tenerlo  tu lado te ayudará a relajarte y él te agradecerá que le dediques ese tiempo cada día, de modo que ese momento se convertirá el algo que reforzará el lazo con él.  

 

Al respecto, James Jacobson, autor del libro Cómo meditar con tu perro, afirma que los canes son los mejores meditadores pues ellos viven el momento, y justo de eso es de lo que se trata la meditación.

 

En su libro, Jacobson da algunas recomendaciones para empezar a meditar en compañía de tus amigos peludos, para lo cual no necesitas más que unos 10 minutos al día.

 

Pónganse cómodos

 

 

Para empezar, elige un lugar cómodo, donde puedas sentarte o acostarte con tu perro. Además, puedes poner música para que ambos se relajen más fácilmente, lo cual es especialmente útil si tu perro es muy inquieto y le cuesta permanecer en un lugar. En YouTube puedes encontrar listas de reproducción con música seleccionada especialmente para ellos, y en verdad funciona para relajarlos, ¡parece magia!

 

Pon atención en la respiración

 

 

Al meditar, el ritmo de la respiración es un elemento fundamental. Para hacerlo adecuadamente puedes tratar de sincronizar tu respiración con la de tu perro, al colocar una de tus manos sobre su pecho y la otra en su espalda, para así seguir su ritmo. Poco a poco te darás cuenta cómo ambos empiezan a hacerlo armónicamente.

 

Deja los pensamientos a un lado

 

 

Quizás lo más complicado a la hora de meditar es lograr poner la mente en blanco, pues mientras más tratas de hacerlo más pensamientos cruzan por tu cabeza. Tómalo con calma y trata de enfocarte sólo en ese momento; concéntrate en seguir la respiración de tu perro, acarícialo y procura mantener contacto visual con él, observa sus ojos y siente su mirada.

 

Agradece por el momento que acabas de experimentar

 

 

Una vez que haya terminado tu momento de meditación, puedes agradecer mediante un mantra, diciendo una frase que te guste o simplemente diciéndole a tu perro lo mucho que lo quieres y lo agradecido que estás porque sea parte de tu vida; quizás no entienda del todo tus palabras, pero seguro percibirá la energía que hay detrás de ellas. 

 

Ahora que ya sabes cómo meditar en compañía de tu perro, lo que sigue es hacer de esta práctica un hábito. Así que dedica unos minutos cada día para hacerlo y verás que tanto tú como tu perro estarán más relajados y felices.    

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD:

¿Has hecho alguna meditación en compañía de tu perro?

Te podría interesar

Te podría interesar