Pasar tiempo en la naturaleza beneficia a tu cuerpo, mente y emociones

Harmonía / 2017-01-03

Cuando hablamos de tomar una caminata en la naturaleza, generalmente evocamos una sensación de placer y tranquilidad. Los científicos están encontrando evidencia de cómo convivir con la naturaleza tiene un impacto en el cerebro humano, la conducta y cómo puede ayudar a las personas a reducir la ansiedad, la preocupación, el estrés y el comportamiento obsesivo. Por otro lado, también incrementa nuestra habilidad de conectar con otras personas, la capacidad de mantener la atención y la creatividad. De acuerdo con David Strayer, investigador de la Universidad de Utah:

 

Las personas han estado hablando sobre sus profundas experiencias en la naturaleza durante al menos los últimos 100 años, desde (Henry David) Thoreau a John Muir. Ahora estamos viendo cambios en el cerebro y cambios en el cuerpo que sugieren que estamos más sanos mental y físicamente cuando interactuamos con la naturaleza. 

 

Sin embargo, vivimos en un mundo en el que la mayoría de la población ha migrado a ciudades cada vez más densamente pobladas en las que las personas pasan más tiempo adentro de edificios que afuera, en la naturaleza. Ciudades como Berlín cuentan con una abundancia de espacios verdes pero la Ciudad de México enfrenta una grave crisis, ya que cada vez más árboles son talados y los espacios verdes han desaparecido para dar lugar a desarrollos urbanos que enfrentan problemas de gentrificación. Proteger estos espacios es sumamente importante pues la naturaleza tiene un efecto directo en nuestro bienestar y es imprescindible que los niños de las ciudades también tengan la oportunidad de tener vidas felices, creativas y más saludables. Estas son tres cosas que la convivencia con la naturaleza puede hacer por ti:

 

 

1. Más felicidad 

El investigador Gregory Bratman, de la Universidad de Standford, ha encontrado evidencia de que convivir con la vegetación en espacios externos tiene un efecto positivo en nuestras emociones. Sus estudios mostraron que las personas que pasaban 50 minutos caminando en un bosque experimentaban menos ansiedad y tendencia a la preocupación que quienes permanecían en la ciudad y, además, las caminatas también parecen haber favorecido la memoria. 

 

 

2. Menos estrés

Ha habido diversas investigaciones que han demostrado los efectos positivos de estar en contacto con entornos naturales, y uno de los más notorios y necesitados por los habitantes de las urbes es la reducción del estrés. al evitar el estrés también disminuye el riesgo de desarrollar dolencias como presión arterial elevada y accidentes cardiovasculares. 

 

 

3. Más creatividad

Convivir con la naturaleza puede contrarrestar el agotamiento que frecuentemente sentimos debido a la sobreestimulación que provoca estar sometidos constantemente a una avalancha de información. Al parecer pasar más tiempo en entornos naturales tiene un efecto positivo en nuestra atención, restaurando nuestra capacidad de resolver problemas, ser más creativos y disfrutar de la vida. 

 

 

Con información de Greater Good

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD:

¿Cuál es el entorno natural más cercano a tu casa?

Te podría interesar

Te podría interesar

medio_ambiente/mira_atras_todo_lo_sucedido_en_tu_ano_y_cierralo_con_felicidad