En el futuro, los alimentos podrían ser empacados en un plástico comestible hecho de leche

Harmonía / 2016-09-15

Somos una sociedad plástica. En el sentido metafórico y en el literal. Lo usamos para todo. Lo usamos y lo tiramos sin tener en cuenta que es un veneno para el planeta. El uso del plástico es insostenible y tampoco funciona bien, pero nos consolamos pensando que es lo que tenemos, lo que hay. Casi todos los contenedores que usamos para los alimentos están hechos de plástico, pero ahora hay uno nuevo que no contamina el planeta y que además, tiene un buen sabor. Una gran parte de los envases de plástico que hay en los supermercados es reciclado, incluso el PET actualmente tiene bastante vida útil. Pero, ¿qué pasa con esa película delgada de plástico estirada alrededor de cuñas de queso o de jamón a granel? La película que se utiliza para proteger, por ejemplo, la carne. Pero resulta que ese tipo de plástico es el más difícil de reciclar y además podría estar afectando, por su composición química, el sabor de la comida. 

 

Algunos investigadores han encontrado otras formas de fabricar plásticos biodegradables y reciclables que no ponen en riesgo la salud de planeta y que además pueden, incluso, formar parte de la cadena alimenticia, por ejemplo, el plástico de caseína, o los anillos de six pack ecológicos, que pueden servir de alimento a los animales marinos.    Investigadores del Departamento de Agricultura EE.UU. han descubierto que la caseína, una proteína de la leche, se puede utilizar para desarrollar una película de embalaje biodegradable comestible. La película es hasta 500 veces mejor que el plástico común para mantener el oxígeno lejos de los alimentos ya que las proteínas forman una red más estrecha cuando se polimerizan. También es más eficaz que los materiales de embalaje actuales comestibles hechos de almidón y protege los productos alimenticios que son sensibles a la luz.

 

Para producir un material de envasado más flexible, se le añadió glicerol y pectina cítrica a la película de caseína. La pectina cítrica se suele utilizar en los alimentos como la mermelada y la gelatina para darles una mejor consistencia. Pectina y caseína son, por ende, parte de nuestra alimentación. En los embalajes hechos a partir de caseína, se pueden utilizar aromas, vitaminas y otros aditivos para hacerlos más atractivos y nutritivos a nuestra salud y sentidos.

 

Esperamos que este tipo de plásticos comestibles abunden en un futuro no muy lejano pues no sólo le haría un bien a la humanidad, también al planeta. ¿Conocías la tendencia de los plásticos biodegradables o comestibles?

 

 Con información de Bloomberg 

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD:

Te podría interesar

Te podría interesar