Podrías estar limitando tu relación con el dinero sin darte cuenta

Xóchitl Reyes Elizalde / 2017-07-07

Así como tenemos una relación con un amigo, la pareja, la familia, nuestro cuerpo, y hasta con la comida, también tenemos una relación con el dinero. En ocasiones pensamos que el sistema económico en el que vivimos es el que nos orilla a vivir endeudados, a estar en trabajos que no nos satisfacen e incluso a sentirnos estancados y sin oportunidades para progresar. Sin embargo, también existen otros factores operando desde nuestro subconsciente que determinan nuestra relación con el dinero.

 

¿Qué tanto nuestra relación con el dinero se debe a la situación económica?, ¿no será que somos nosotros los que nos estamos resistiendo? Debemos saber que nuestra relación con el dinero está definida tanto por factores externos como por factores internos, y a continuación te los explicaré:

 

Factores externos. Pensamos de manera automática que sólo desde aquí opera nuestra relación con el dinero. Normalmente la culpa la tiene el sistema económico, la repartición de riqueza no es equitativa o las condiciones no están dadas, y por otro lado estamos dominados por creencias sociales, morales, culturales, religiosas, y qué decir de las familiares. Tal parece que somos víctimas tanto del sistema económico como del entorno.

 

Factores internos. Son los que rigen en realidad nuestra relación con el dinero. Estos factores involucran nuestras emociones y toda nuestra programación mental. Podrías estar programado para sentir miedo al dinero, sentir angustia tanto de tener mucho como de no tener nada, culpa por equivocarte y perderlo o por no sentirte merecedor de él si otros no tienen dinero, y qué tal sentir vergüenza de no ser lo suficientemente bueno como para cobrar por tus servicios o no sentirte capaz de administrarlo. Tal parece que en ciertas situaciones no sabemos cómo tomar acciones con más seguridad, confianza y responsabilidad.

 

¿Puedes ver que los factores externos son perfectos para victimizarnos sin responsabilizarnos?

Un pequeño ejercicio para verlo mejor es preguntarte lo siguiente: ¿qué recuerdos te vienen a la mente al pensar en dinero?, ¿qué emoción los acompaña?, ¿la mayoría de las veces hablas bien del dinero?, ¿qué piensas de los ricos?, ¿tener mucho dinero es peligroso?, ¿piensas que el dinero es la raíz de todos los males?, ¿crees que tener dinero cambia a las personas? Si tus respuestas te alejan del dinero en lugar de acerarte, en el fondo estás convencido de que tener dinero no es algo bueno para ti.

 

Almacenamos creencias vueltas acuerdos y actuamos en congruencia a ellos. Cuanto más aprendas sobre el dinero, más descubrirás que no es ni bueno ni malo. El dinero es neutro. Sirve tanto para lo bueno como para lo malo, hay que vivirlo sin apegos ni juicios, simplemente verlo como lo que es: un medio. Lo bueno es que tú puedes hacer nuevos acuerdos, que te permitan llegar a una relación más próspera y abundante con el dinero. En las próximas colaboraciones te iré explicando cómo hacerlo.

 

Si quieres contactarme, sígueme por Facebook en Wellness Financiero y escríbeme a wellnessfinanciero@gmail.com para saber mas sobre coaching financiero. 

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD:

Te podría interesar

Te podría interesar