Prueba esta meditación para desarrollar una mejor relación contigo mismo

Harmonía / 2017-03-07

La mayoría de nosotros queremos sentirnos amados, de tal manera que buscamos a alguien que nos ame. Pero la vida está llena de sorpresas y encontrar a esa persona especial no es el fin de la historia, ya que para sentirnos totalmente amados lo que necesitamos en realidad es amarnos a nosotros mismos. Eso suena muy fácil, y hasta lógico; sin embargo, con frecuencia nuestros condicionamientos nos lo impiden. Conforme observamos con más atención las fluctuaciones de nuestros pensamientos y sentimientos nos damos cuenta de que, en realidad, la mayoría de las veces estamos lejos de tratarnos como si fuéramos nuestro mejor amigo. ¿Cómo remediar esto una vez que lo hemos notado?

 

Te puede interesar: 4 documentales que te ayudarán a resolver las respuestas básicas de la vida

 

Puede ser que nuestro primer impulso al notar el rechazo y la ira que sentimos por nosotros mismos sea tratar de eliminarlos pero esto sólo los alimenta, así que una buena opción es cultivar emociones positivas en lugar de combatir las negativas. En la tradición budista existe una meditación conocida como metta bhavana. El término metta no tiene una traducción literal al español, pero puede entenderse como un amor bondadoso. Esta meditación nos enseña a desarrollar gentileza y compasión tanto en nuestras relaciones con otros como con nosotros mismos. Esta meditación se recomienda especialmente para quienes presentan problemas de manejo de la ira, pues ha sido utilizada durante generaciones para dejar ir los sentimientos tóxicos como la ira, el odio y el miedo. 

 

La práctica completa de metta bhavana consta de cinco etapas pero en esta ocasión nos enfocaremos en la primera, ya que se concentra en los sentimientos que tenemos por nuestro propio ser. A continuación te compartimos las instrucciones para realizar esta práctica: 

 

1. Siéntate en una posición estable. Si quieres puedes estar en posición de loto o medio loto con las piernas cruzadas, o también lo puedes hacer en una silla. Lo más importante es que tu postura te transmita seguridad, estabilidad y relajación. Te recomendamos revisar los detalles de la postura con esta sencilla guía que hemos creado para ti. 

 

2. Nota tu respiración y sus efectos en todo tu cuerpo. No intentes manipularla, sólo obsérvala. Poco a poco tu respiración se irá calmando y haciendo más profunda. 

 

3. Siente cómo, conforme tu respiración se estabiliza, también tu mente experimenta mayor claridad. 

 

4. Visualízate frente a ti; si gustas, puedes mencionar tu nombre mentalmente. Continúa respirando con calma. 

 

5. Poco a poco repite en tu mente las siguientes frases: “que esté bien”, “que sea feliz”, “que tenga paz y tranquilidad”, “que me desarrolle espiritualmente”, “que pueda ser bondadoso con mi sufrimiento”. 

 

6. No es necesario que digas las frases en voz alta, lo que sí es importante es que te tomes tu tiempo con cada una y te permitas sentir cada uno de estos buenos deseos desde tu corazón para contigo mismo. 

 

7. Continúa repitiendo cada frase y dejando pasar un tiempo entre cada una para sentir sus efectos y mantenerte conectado con tu ser interior.

 

8. Puedes comenzar a realizar esta práctica durante 10 minutos al día. 

 

Con información de Buddhanet

Queremos ayudarte a encontrar las mejores ofertas enfocadas en bienestar durante El Buen Fin.

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD: