Potencia tu introspección al conocer tus chakras

Harmonía / 2016-01-15

La palabra chakra es de origen sánscrito y significa rueda. Los budistas se refieren a ellos como las ruedas de la vida y la muerte y de acuerdo con la doctrina tántrica, en la medida en las personas desarrollen sus centros psíquicos o chakras, conseguirán la perfección espiritual. Los chakras son siete y se dividen en tres grupos: inferior (fisiológico), medio (personal) y superior (espiritual). Conoce la ubicación y funcionamiento de cada uno de ellos.


 

Chakra fundamental

Este es el chakra primero. Junto con el segundo, cumple la función de transferir al cuerpo las fuerzas procedentes del plano físico (la fuerza de la tierra y la vitalidad del sol) por lo que se relaciona con la voluntad para vivir en el presente. Está situado en la base de la columna y cuando actúa es de color rojo con naranja. Suele representarse con el símbolo de una cruz.

 

Chakra esplénico

El segundo chakra está situado en el bazo y su función es subdividir y difundir la vitalidad del sol. Se relaciona con la calidad del amor hacia una pareja y nuestra capacidad para disfrutar del placer sexual. Sus colores son rojo, naranja, amarillo, verde y violeta.

 

Chakra umbilical

Situado en el plexo solar, el tercer chakra recibe la energía primaria y la divide en diez radiaciones. Se relaciona con los sentimientos y la capacidad del individuo para comprenderlos. Su color es rojo con verde.

 

Chakra cardiaco

El cuarto chakra se ubica en el corazón. Es de color oro y se relaciona con el ego y el amor. La apertura de este chakra favorece el amor de las personas hacia sí mismas y hacia el resto del mundo. No se trata de un amor posesivo o relacionado a los objetos, sino de una aceptación total del mundo en general. Es un amor eterno y constante.

 

Chakra laríngeo

El quinto centro está situado en la garganta. Su tono es azul y verde. Este es el chakra del sonido y la autoexpresión, controla las comunicaciones con nosotros mismos y con los demás, por lo tanto también afecta nuestras habilidades relacionadas con el lenguaje.

 

Chakra frontal

El sexto chakra se encuentra en el entrecejo, en él predomina el rosa y el amarillo. Se relaciona con la capacidad de las personas para visualizar y generar conceptos mentales. Cuando este chakra se abre, la persona abandona las ideas negativas (y por lo tanto falsas) de su concepción del mundo.

 

Chakra coronario

Séptimo chakra. En él predomina el violeta y se sitúa en el centro de la corona. Integra a las personas en su totalidad: espíritu, cuerpo, mente, emociones, etc. Por lo general este chakra es el último que se actualiza en la medida en que el hombre avanza por el camino del perfeccionamiento espiritual y consigue trascender el plano mundano hasta el infinito.


 

Los chakras no pueden describirse desde un punto de vista fisiológico, más bien se refieren a centros de actividad de una fuerza sutil y vital conocida como sukshama prana en sánscrito. Ellos se interrelacionan con el sistema nervioso parasimpático, simpático y autónomo, los cuales se vinculan al cuerpo físico. Conocer los siete chakras puede ser la clave de la introspección pues permiten analizar la energía de cada persona, al mismo tiempo que sirven como indicador de los bloqueos que limitan su potencial espiritual.

 

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD: