Por qué la vida no es un viaje (VIDEO)

Harmonía / 2016-08-20

Alan Watts es una de las figuras más influyentes de la espiritualidad moderna, uno de los responsables de intrdoucir y popularizar filosofías orientales como el zen en Estados Unidos en el siglo XX. Watts, teólogo de formación, tuvo la virtud de tender un puente entre el lenguaje poco accesible de la filosofía esotérica y hacerlo más digerible sin que perdiera su esencia. Además de estudiar las filosofía de la India, China y Japón y dominar la tradición occidental, Watts experimentó con los psicodélicos y entendió la condición moderna.

 

Aunque Watts murió en 1973, su forma de describir las cuestiones más profundas de la existencia, lo han hecho una celebridad de Internet. En este excelente video vemos imágenes de la extraordinaria película de Terence Malick, "Tree of Life", yuxtapuestas a las palabras de Watts quien sugiere que no debemos pensar en la existencia como un viaje o una peregrinación (la metáfora que suele usarse), sino como algo más inmediato: un juego o un baile. 

 

La naturaleza del universo es básicamente lúdica, dice Watts, la existencia es un juego, no tiene una justificación exterior. No tiene un destino, no le espera un lugar para culminar su recorrido y así obtener su significado una vez que se ha llegado. Watts cree que la música, el baile y el juego son mejores analogías de lo que es la vida que el viaje. La música es algo esencialmente lúdico, cuando uno toca un instrumento (en inglés se dice "play"), uno no lo hace fundamentalmente para disfrutar del momento." La música no obtiene su significado al terminar la pieza... sino tendríamos compositores de sólo finales", dice Watts.  

 

"El punto del baile es el baile", no hay un lugar específico que digas "ese es el baile", sino que es todo el movimiento.  Nuestra sociedad, sin embargo, incrusta a las personas en un sistema escolar que las llena de expectativas, de que algún día se van a agraduar, y algún dían van a poder lograr el éxito o eso que queremos, eso que siempre está por llegar, siempre algo que está en el futuro. Esta es la herencia de la ética protestante, del milenarismo y demás ideologías. El éxito, el cielo, el propósoto que llega al final. Pero, dice Watts, el punto que se nos olvida es que la vida es música.

 

En fin, un poco de inspiración para vivir en el momento y no esperar a experimentar intensamente la vida una vez que logremos algo, ese hipotético y siempre pendiente "algo". 

Alan Watts - Why Your Life Is Not A Journey from David Lindberg on Vimeo.

Nuestras notas más leídas que te pueden interesar...

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD: