Identifica el estado de tu energía. Tercer chakra: Manipura

Harmonía / 2016-04-18

El tercer chakra es conocido como manipura, lo cual significa joya. Se encuentra en el plexo solar y su elemento es el fuego. La función psicológica del tercer chakra es la voluntad y esto resulta en el poder, el ego, la identidad propia y nuestra autodefinición.

 

El manipura también se vincula con el páncreas, el sistema digestivo, el hígado y la vesícula biliar, es así que sus afecciones suelen presentarse como molestias digestivas, fatiga crónica e hipertensión. El demonio del tercer chakra es la vergüenza.

 

Algunos conceptos clave para comprender la importancia del tercer chakra en nuestro desarrollo espiritual son el poder, la autonomía, la voluntad, la energía, el metabolismo, la técnica, la transformación y la autoestima. Te invitamos a reflexionar sobre el estado personal de la apertura del manipura mediante las siguientes preguntas:

 

¿Consigues alcanzar todas las metas que te propones?

 

¿Te intimidan los demás?

 

¿Eres firme en tus propósitos?

 

¿Qué valor de las a tus niveles cotidianos de energía?

 

¿Qué valor le das a tu metabolismo y digestión?

 

¿Frente a qué situaciones te sientes impotente?

 

¿Sientes vergüenza por algo?

 

La idea de poder es sumamente importante en la elevación de la energía del tercer chakra. Para elevar nuestro poder es necesario entender las distintas formas que existen para un mismo evento. Es decir, comprender las posibilidades del pensamiento. Esto puede lograrse mediante la meditación, la cual mejora el entendimiento y la atención y ayuda a la elevación de la energía por la espina dorsal hasta el tercer chakra.

 

Sin embargo, a pesar de las bondades de la meditación, mejorar la energía de nuestro tercer chakra también requiere de la toma de fundamento. Debemos ser capaces de centrar nuestra atención en el aquí y el ahora, en el poder íntimo de nuestro organismo que consolida la energía y la enfoca.

 

Además, el tercer chakra se fortalece con la soltura y el goce. Cuando estés realizando alguna actividad que te haga sentir fatigado, recuerda que esta forma de resistencia energética termina por frenar el flujo armonioso de nuestro poder y por bloquear nuestro tercer chakra. Lo mejor que puedes hacer en una situación en la que descubras que ya no puedes más es interrumpir el esfuerzo y pensar en lo que estás haciendo. Entonces trata de imaginar cómo sería si lo hicieras sin forzarte, con soltura y disfrutando al hacerlo.

Pregúntate por qué te resulta tan difícil esa tarea en específico y no te aferres a la angustia. Algunas formas para dejar de preocuparse es quebrar la inercia haciendo algo distinto o desafiante (superar las dificultades mejora la confianza en uno mismo) y, por supuesto, simplemente reírte de las cosas que suceden en tu vida. Reír cuando todo parece salir mal significa estar en control de nuestras propias circunstancias.

 

El temor es la antítesis del poder. A veces la resistencia no es más que temor. ¿A qué tienes miedo? Imagina lo que pasaría si dejaras de resistir, recuerda que tu voluntad tiene recursos para protegerte sin la necesidad de un esfuerzo abrumador. Sólo necesitas aprender a cuidar de ti mismo como tú sabes hacerlo, pues sólo tú sabes qué es lo que quieres y necesitas. Concédete tus propios deseos.


 

Primer chakra: Muladhara

Segundo chakra: Swadhisthana

Cuarto chakra: Anahata

Quinto chakra: Vishuddha

Sexto chakra: Ajna

 

Nuestras notas más leídas que te pueden interesar...

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD: