¿Qué es el I Ching y para qué sirve?

Harmonía / 2016-09-09

Los libros son guías y maestros, herramientas y medios que permiten conocer y reconocer la realidad. Casi todas las culturas de la Tierra poseen textos fundacionales que las argumentan y explican principios fundamentales de la vida y el espíritu. Muchos pueblos además han recogido y compendiado las enseñanzas de sus grandes pensadores para darlas a conocer a las generaciones futuras y que su pensamiento filosófico perviva por siempre. Dentro de la literatura universal, uno de los libros más antiguos e importantes sobre la sabiduría y el misticismo que existe, y que sin duda alguna tienes que conocer, es el I Ching. El I Ching, o "libro de las mutaciones”, se caracteriza por ser un texto oracular, que forma parte de dos de las ramas filosóficas chinas: el confucianismo y el taoísmo, cuyos primeros textos se remontan al 1200 AEC. 

 

El libro tiene un carácter adivinatorio y oracular, como ya dijimos, que se presenta a través de un lenguaje particular de líneas continuas y quebradas, las cuales se comprenden en un mecanismo ocho trigramas básicos que conforman los 64 hexagramas.  En la antigüedad, estos oráculos eran utilizados en la vida cotidiana; en las calles, casas, mercados, y regían de muchas maneras el proceder y las decisiones de la gente de distintos estratos sociales.  En la actualidad el  I Ching  funciona para generar ideas y atender el cambio constante de las situaciones y objetos que nos rodean y nos auxilia a no aferrarnos a las cosas ni a los contextos. Porque como bien expresó Confucio estando de pie junto a un río: 

 

"Todo fluye y sigue como este río, sin pausa, día y noche." 

 

El I Ching nos habla sobre las enseñanzas de vida, es decir, de las ideas dentro de un mundo invisible. Nos explica que todo lo que sucede en la Tierra es solamente una reproducción, por así decirlo, de un evento en un mundo más allá de nuestra percepción de los sentidos, en cuanto a su ocurrencia en el tiempo. Nos enseña que estamos vinculados con el cielo, el mundo suprasensible de las ideas, y con la tierra, el mundo material de las cosas visibles. 

 

Los juicios son, para el I Ching, un elemento primordial, pues dice que los juicios hacen posible que actuemos mejor en la toma de decisiones, es decir, nos indican si una determinada acción traerá buena suerte o la desgracia, así como el remordimiento o la humillación. Las respuestas del I Ching no son absolutas, determinantes, ni positivas o negativas, cada respuesta requiere de su interpretación, es decir, el I Ching no es una ouija, sino una consulta que invita a la reflexión y la introspección. No te dirá qué debes o no hacer, es una guía filosófica y moral.  Así que si dejas que tu curiosidad te venza y decides leer el I Ching, puede ser que alguna de esas dudas que tienes y te agobian, termine por abrir una puerta a nuevos senderos. ¿Conoces el I Ching? ¿Le has preguntado algo? 

 

Con información de: I Ching The Book of Changes 

Nuestras notas más leídas que te pueden interesar...

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD: