El secreto de la felicidad que nadie te va a decir

Harmonía / 2016-11-14

Muchas veces hemos escuchado que la felicidad es una búsqueda constante y que nuestra vida se trata de alcanzarla, como aquel caminante que pasó su vida tratando de llegar a la línea del horizonte sin saber que ésta avanzaba con él a cada paso. ¿Qué hubiera pasado si, en lugar de poner toda su atención en esa línea lejana, el caminante hubiera mirado a su alrededor? ¿Si hubiera apreciado el cielo, los árboles y los paisajes? Quizá, se hubiera percatado de que no necesitaba alcanzar el horizonte porque estaba parado justo sobre él.

 

No, la felicidad no es inalcanzable, al contrario. El verdadero problema es que está tan cerca, tan a la mano, que no logramos verla. Ese es el verdadero secreto de la felicidad: no es algo que va a llegar cuando alcances todas tus metas, cuando por fin tengas el trabajo o la pareja o el viaje que tanto anhelas. Y tampoco es algo que vas a recuperar, algo que ya tuviste y que debes volver a encontrar. No. La felicidad es eso que está frente a ti ahora, en este preciso momento, pero que tu ansiedad por el futuro y tu nostalgia por el pasado no te permiten ver.

 

¿No tienes trabajo? ¿Acabas de terminar una relación? ¿Crees que eres miserable? Muy probablemente tengas razón, sólo que no eres miserable por los motivos que tú crees, lo eres porque te niegas a ver todo lo que sí tienes. La felicidad no se trata de ser ni de tener, sino de agradecer

 

Hay muchas cosas en tu vida sobre las que no tienes el control, pero tienes el control de tu atención, ¿dónde la pones?, ¿en lo que tienes o en lo que te falta?, ¿en tus problemas o en tus dones? He ahí el secreto.

 

No se trata de dejar de buscar ni de no tener metas, sino de poner tu atención en el presente. En este preciso segundo, mientras ahorras o te esfuerzas por alcanzar algo que crees que te hará feliz, ¿qué sientes?, ¿qué tienes que agradecer de este momento? El tiempo que pasamos anhelando o añorando es la verdadera falta. Conectar con el aquí y el ahora, sin importar la circunstancia, es la única forma de ser feliz. 

 

Mira tu pasado con compasión: perdónate y perdona a otros. Mira tu futuro también con compasión: déjalo llegar sin exigirle cosas y sin presionarlo. Mira tu presente con la misma compasión: no es perfecto pero se te ofrece como un regalo; tómalo.

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD:

Te podría interesar

Te podría interesar